Pjanic ya conoce a Xavi

Pjanic ya conoce a Xavi

El bosnio se ha incorporado una semana antes de lo previsto; el técnico vallesano no cuenta con él y su salario es un muro casi imposible de saltar

El último interés por el balcánico venía de Arabia Saudí, que estaba dispuesto a asumir su ficha; Miralem se resiste, de momento, a esa jubilación dorada

Dentro de los futbolistas que Xavi sabía que iba a tener a sus órdenes, a quien quizás menos esperaba es a Miralem Pjanic. Obviamente, era consciente el egarense de que iba a toparse con él el primer día de trabajo, pero técnicamente el bosnio, al haber disputado la UEFA Nations League con su selección, tenía permiso. El balcánico, como al resto de futbolistas que habían tenido compromisos internacionales, podía incorporarse el 11 de julio. Pero ahí estaba, acudiendo a las pruebas médicas como un clavo el lunes por la mañana.

Como es lógico, Xavi lo trató como a uno más. Fue la primera vez que coincidían, puesto que el bosnio se marchó el verano pasado a Turquía. Fue vencida la ventana en España y el fútbol otomano era prácticamente la única opción que le quedaba al centrocampista, que no contaba para Koeman. En el Besiktas pudo jugar la Champions (el paso por la máxima competición del cuadro de Estambul fue lamentable). Pero lo cierto es que su curso allí ha sido más que discreto.

LA AVENTURA SAUDÍ, EN ‘STAND BY’

En vez de revalorizarse, el caché de Miralem ha decaído. Su sueldo (seis millones netos), es un muro de hormigón para los equipos que puedan estar interesados. Estamos hablando de un gasto para el club de destino (ahora mismo para el Barça) de 12 ‘kilos’ brutos. De hecho, lo último que sabemos a nivel de candidatos llegó del fútbol saudí. Probablemente de los pocos lugares donde pueden asumir la totalidad de los emolumentos del balcánico, que vería prematura una jubilación dorada de este calibre.

NOTICIAS RELACIONADAS

Mientras se sigue intentando desempantanar su situación, Pjanic trabaja para mantenerse en forma a las órdenes de Xavi. Este martes, con doble sesión. Una de los muchos capítulos pendientes de la operación salida.