España gana peso en el universo ‘proptech’

España gana peso en el universo ‘proptech’

Es el segundo país del mundo en inversión en firmas tecnológicas inmobiliarias, con 824 millones de euros el año pasado según Deloitte

España se convirtió en el segundo país del mundo con mayor inversión anual en ‘proptechs’ o firmas tecnológicas vinculadas al sector inmobiliario. Un estudio realizado por la consultora Deloitte asegura que esas firmas atrajeron inversiones por 824 millones de euros en 2020-2021, por encima de Reino Unido (769 millones de euros), India (742 millones de euros) y Brasil (444 millones). Es este terreno el de las ‘proptech’, abreviación de ‘property technology’, espacio abonado para grandes cosechas entre intermediarios inmobiliarios al revolucionar el sector y abrir perspectivas operativas insospechadas hace pocos años. En EEUU, las ‘proptech’, atrajeron 5.889 millones de euros de inversión, marcando tendencia. Integran esa denominación las empresas que utilizan la tecnología para reinventar los servicios del sector inmobiliario.

El colectivo de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) en Cataluña y Deloitte España presentaron este jueves el informe que evidencia la revolución tecnológica en marcha, un ‘Mapa Proptech’ que pretende orientar a los profesionales del sector inmobiliarios y causar congojas a más de uno. La digitalización de la venta inmobiliaria pone contra las cuerdas a aquellos intermediarios que han centrado su actividad en el inmueble y cliente de proximidad.

Ya existen más de 4.100 empresas Proptech en Europay la tendencia es creciente. El país europeo que más compañías concentra es Reino Unido, con 709 empresas registradas, seguido de Alemania (609) y España (536).

Vicenç Hernández Reche, CEO de Tecnotramit, presidente de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Catalunya (AIC) y autor del libro ‘Revolución Proptech’, opina que la transformación tecnológica a través del Proptech no tiene marcha atrás y «se ha iniciado una evolución sin retorno hacia la digitalización de todos los procesos y servicios en la intermediación inmobiliaria». Añade que la tecnología que más va a marcar el transcurso de la disrupción en el sector inmobiliario es el ‘blockchain’ o uso de ‘smart contracts’ en procesos de firma digital. No hay que despreciar la futura utilización de criptomonedas en las transacciones inmobiliarias, pese al actual vacío legal. «Con la transformación digital muchas personas temen por su puesto de trabajo, pero este proceso no debe percibirse como una amenaza sino como una oportunidad. No hay nada peor que el miedo y no estar predispuesto a cambiar. El sector va a evolucionar radicalmente, pero no debe olvidarse el papel de las personas, porque siguen siendo esenciales en un sector eminentemente de servicios», explica Hernández Reche.

Otras herramientas que se están utilizando ya en el ámbito inmobiliarios son el análisis de datos para evaluar precios, demandas futuras, etcétera. Algunas de las tendencias que ya se están viendo y se espera que sigan creciendo son la utilización de nuevas tecnologías para conseguir una optimización energética de los edificios, la mejora de la experiencia del usuario (implantación de omnicanal, apps integradas, visualización virtual de los activos…) y el proceso de venta de activos en un corto plazo de tiempo. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Miguel Ochoa, senior manager de Financial Advisory de Deloitte, ha indicado que si bien existe una infinidad de ‘start ups’ y empresas Proptech enfocadas a la búsqueda, compraventa y alquiler de activos inmobiliarios, la digitalización se encuentra aún en un estado embrionario. «En España faltan, a nivel de Fintech, plataformas digitales más competitivas en la búsqueda de financiación con garantía hipotecaria tanto para particulares como para grandes proyectos, pues este sector aún sigue trabajando de una forma muy tradicional», ha destacado el experto.