Una palanca para inscribir a los fichajes

Una palanca para inscribir a los fichajes

La tercera palanca salvadora ya ha sido activada. El Barça ha vendido el 24,5 por ciento de Barça Studios a la empresa Socios.com, especializada en activos digitales, por 100 millones de euros. Un dinero que permitirá inscribir a todos los fichajes realizados hasta ahora (Christensen, Koundé, Kessié, Raphinha y Lewandowski), a las futuras incorporaciones (Marcos Alonso, Azpilicueta e, incluso, Bernardo Silva) y a los ‘renovados’ Dembélé y Sergi Roberto. Incluso agilizar la ‘operación salida’ con alguna carta de libertad. Laporta ha conseguido en poco más de un mes generar unos ingresos de 700 millones de euros que le han ayudado a sacar al club del colapso y, lo que es más importante, a construir un equipo competitivo. El presidente sabe, mejor que nadie, que para que empiece a girar el círculo virtuoso es imprescindible ganar títulos. De ahí su radical apuesta por una transformación total de la plantilla.

Laporta confía ciegamente en la capacidad de Xavi para sacarle el máximo rendimiento a este nuevo Barça que nace de la convicción en un futuro mucho mejor. El técnico se ha involucrado personalmente en todas las operaciones de este verano, en un claro signo de que el club trabaja, por fin, en equipo, con Mateu Alemany y Jordi Cruyff como ejecutores de las peticiones del entrenador. Hay quien dirá, y no sin razón, que la apuesta de Laporta es arriesgada: se lo juega todo a una carta. Algunos directivos hubieran preferido ser más conservadores. Pero el presidente tiene prisa por resucitar al Barça. De momento, ya ha conseguido devolver la ilusión a una afición que llevaba demasiado tiempo desencantada después de tantas decepciones y tantos fracasos.

Laporta demostró en la presentación de Koundé su satisfacción por todas las gestiones que se están llevando a cabo en las últimas semanas. Económicamente, se ha superado la crisis, aunque la mochila de la deuda sigue siendo muy pesada. Deportivamente, se han puesto las bases para volver a tener un Barça campeón. E institucionalmente, el club ha recuperado la credibilidad perdida durante tantos años de desconcierto. La sonrisa del presidente está más que justificada. El Barça ha vuelto. En todos los aspectos. Y eso genera felicidad en todos los culés… y una enorme preocupación en todos los rivales. Aquellos que pensaban que el Barça estaba muerto se equivocaban. Está muy vivo. Y más fuerte que nunca…