Tramitan 29 macroparques solares en Toledo, con más de 5.000 hectáreas

Siguen apareciendo proyectos de macroparques fotovoltaicos en los rincones de la Península. Ahora se ha sabido que en la provincia de Toledo se están tramitando hasta 29 instalaciones de este tipo, que ocuparán una superficie total de casi 5.500 hectáreas de terreno, incluyendo a veces áreas de interés ecológico.

La Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) ha presentado alegaciones en contra de los proyectos de veintinueve plantas solares fotovoltaicas, junto con sus líneas de evacuación de alta tensión, en la provincia de Toledo, por su alto impacto sobre especies amenazadas y espacios protegidos.

La superficie ocupada por el gran despliegue fotovoltaico ascendería a 5.490,26 hectáreas de una zona con un alto valor ornitológico que incluye la Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) del área esteparia de la margen derecha del río Guadarrama, la IBA Torrejón de Velasco – Secanos de Valdemoro y la ZEC colindante Yesares del Valle del Tajo. A ello hay que añadir el recorrido de 215 kilómetros de las líneas eléctricas de evacuación.

Las instalaciones se ejecutarían en los términos municipales de Alameda de La Sagra, Añover de Tajo, Borox, Camarena, Camarenilla, Carranque, Casarrubios de Monte, Cedillo del Condado, Chozas de Canales, Cobeja, El Viso de San Juan, Esquivias, Illescas, La Torre de Esteban Hambran, Las Ventas de Retamosa, Lominchar, Méntrida, Numancia, Numancia de La Sagra, Palomeque, Pantoja, Seseña, Ugena, Valmojado, Yeles, Yuncler y Yunco. Además, la ONG advierte que a este desarrollo fotovoltaico se sumarán próximamente nuevos proyectos de estas características.

Mapa de ubicaciones de los parques | seo

“El norte de la provincia de Toledo –apunta Ana Carricondo, coordinadora de Programas de Conservación de SEO/BirdLife– está concentrando un número significativo de proyectos fotovoltaicos, que se tramitan sin una planificación previa adecuada, lo que pone en riesgo la importante biodiversidad de la zona, al tiempo que retrasa el más que necesario despliegue renovable”.

Impacto «crítico»

SEO/BirdLife ha solicitado que se deniegue la autorización de las plantas fotovoltaicas, cuyo impacto sobre la fauna debería calificarse como crítico, dado que se produciría una pérdida permanente de la calidad de las condiciones ambientales, afectando a especies catalogadas como “en peligro de extinción” y “vulnerable” sin posible recuperación.

Los proyectos incluyen un “deficiente e inadecuado inventario de avifauna –algunos no cubren un ciclo anual completo ni toda la zona de afección-, un insuficiente estudio de impactos sinérgicos y acumulados, y no consideran la afección a corredores ecológicos”.  SEO/BirdLife, que trabaja por unas renovables responsables desde 1993, reclama a Administraciones y promotores responsabilidad para asegurar un desarrollo renovable compatible con el patrimonio natural, primera línea de defensa frente al cambio climático.

Las instalaciones objeto de estudio y sus líneas de evacuación están ubicadas en una zona marcada por la abundancia de hábitat subestépico donde se conoce la presencia de numerosas especies de aves agroesteparias amenazadas, como el sisón común.

La población de esta especie se ha reducido un 48% en los últimos 11 años y debería ser catalogado como “en peligro de extinción” (ahora en la categoría de “vulnerable”). Estas infraestructuras supondrían asimismo una evidente agresión al milano real, declarado “en peligro de extinción”.

Sisón común | Jesús Giraldo/Shutterstock

También verían disminuidos sus recursos alimenticios y área de reproducción especies tan relevantes y con distintos grados de amenaza como águila imperial ibérica, avutarda euroasiática, buitre negro, carraca europea, cernícalo primilla, milano real, gangas ibérica y ortega, y aguiluchos pálido, cenizo y lagunero.

Estos proyectos afectarían al grupo de especies en peor estado de conservación según el reciente Libro Rojo de las Aves de España. Además, los tendidos eléctricos actuarían como un obstáculo para el paso de este tipo de aves, provocando un incremento en su mortalidad por su posible colisión o electrocución con la infraestructura.

De hecho, atraviesa completamente el área de Torrejón de Velasco-Secanos de Valdemoro y se ven afectados dos corredores ecológicos (Corredor Principal La Sagra y Corredor Principal Oriental) vitales para las especies esteparias, sobre todo el de La Sagra, debido a que une las principales áreas esteparias del sur de la Comunidad de Madrid.

Estudio de impacto “insuficiente”

Las evaluaciones de estos proyectos, algunos englobados en distintos complejos, como el de La Sagra, Guadarrama o Carina, incluyen estudios de afecciones sinérgicas “del todo insuficiente, ya que no tiene en cuenta la totalidad de proyectos del mismo tipo en tramitación”, señala la entidad.

Además, “no analizan en profundidad las afecciones derivadas de la instalación y explotación de todas las plantas fotovoltaicas que se pretenden desarrollar en el entorno, así como las líneas eléctricas aéreas asociadas, las zanjas que se llevarían a cabo para el cableado de media tensión que discurriría de modo subterráneo, y resto de infraestructuras asociadas a dichos proyectos”.

Águila imperial ibérica | Pinterest

SEO/BirdLife considera que las energías renovables son absolutamente imprescindibles para poder afrontar los dos grandes desafíos de las próximas décadas: el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Por eso, también “es absolutamente imprescindible que su necesario despliegue -en todos los tamaños- sea responsable, esto es, respetuoso con los espacios y especies de alto valor natural, y participado por la ciudadanía. Es necesaria una planificación y una zonificación que ordene el despliegue renovable estableciendo, con carácter vinculante, aquellas zonas incompatibles por su alto valor ecológico”.

NOTICIAS RELACIONADAS

Actualmente, a juicio de esta organización, hay ya muchos más proyectos en tramitación que los necesarios para cumplir los objetivos marcados por el PNIECC para 2030, por lo que es totalmente viable y obligado ser exigentes en la calidad y compatibilidad ambiental de los que se aprueben. Del mismo modo, abogan por la “extensión masiva del autoconsumo en las ciudades”, así como de otros modelos participativos como las comunidades locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.