Stephanie y Leonardo, los niños españoles que su madre secuestró y retiene en Rusia

Stephanie y Leonardo, los niños españoles que su madre secuestró y retiene en Rusia

Se llaman Stephanie y Leonardo, tienen 7 y 6 años, son españoles, malagueños, pero no están en España. Hace trece meses, su madre, a la que la justicia española había retirado la custodia, los secuestró y se los llevó lejos.

Heriberto Centeno, su padre, pelea desde entonces por verlos, por recuperarlos. Un calvario judicial, una lucha titánica y una investigación personal los sitúan en Moscú. La situación se complica, se agrava, se bloquea: fueron arrancados de su padre, de su familia, de sus amigos y de su colegio. Hace un año que no están. Y, desde hace una semana, viven en una Rusia en guerra.

«Son dos hermanos españoles, menores de edad, secuestrados por su madre. Por favor, suplico ayuda y colaboración»

Felices, risueños y con una conexión especial con su padre, los niños crecieron en Estepona, Málaga.  «No sé qué les dirá cuando le pregunten por mí, si estoy muerto, si los he abandonado… pero te garantizo que ellos le preguntan todos los días por su padre», lamenta Heriberto. Fueron secuestrados, por su propia madre a la puerta del colegio.

Tras una investigación personal que le ha robado trece meses, Heriberto los sitúa en Rusia. También la justicia española. En una última sentencia, dictada por el Juzgado número 4 de Estepona a finales de este enero -a la que ha tenido acceso CASO ABIERTO, portal de sucesos e investigación de los periódicos de Prensa Ibérica- el juez «considera acreditado que la mujer, declarada en rebeldía, trasladó a sus hijos menores a Rusia en enero de 2021 sin el consentimiento del progenitor».

La invasión rusa de Ucrania paraliza cualquier movimiento de Heriberto por recuperar a sus hijos. «Con esta situación tan convulsa, se complica mucho conseguir una orden de retorno inmediato», afirma. Depende de la justicia rusa, siempre se antojó difícil, pero ahora mismo no lo atienden. No se contempla.

«Solicito con desesperación la ayuda de las administraciones públicas, la de los Ministerios competentes y, en particular, la de la Embajada española en Rusia y el Consulado de Moscú», ruega. «Mis hijos están empadronados en Estepona, escolarizados en Estepona, arraigados en Estepona… Son dos hermanos españoles, menores de edad, que fueron llevados a la fuerza«. Están fuera de casa. Están en territorio hostil. Están en guerra.

Fotos del álbum familiar de Stephanie y Leonardo. | CASO ABIERTO

Los secuestró tras recogerlos del colegio

La pesadilla de Heriberto, profesor de matemáticas de un instituto de Estepona, arrancó el 1 de febrero de 2021. «No han venido al colegio», le dijo la profesora de los críos. Esperó hasta que saliera el último niño del CEIP Sierra Bermeja antes de pasar, extrañado, a preguntar por ellos. Sus hijos, que por aquel entonces tenían 6 y 5 años, no salieron, porque aquel día no entraron al colegio.

«Sin previo aviso y sin consentimiento del progenitor custodio exclusivo, que soy yo, mi exmujer sacó a mis hijos del país. No sé de qué manera. No sé cómo ha sido posible», lamenta Heriberto. «Había dos sentencias que prohibían expresamente la salida de territorio nacional de los niños, y la expedición de pasaporte. A pesar de ello, la madre consiguió secuestrarlos y fugarse».

Las alarmas saltaron. La última vez que vieron a los pequeños fue el viernes, cuando salían del centro escolar. Lo hacían de la mano de su madre, como marcaba el convenio, a ella le tocaba disfrutar del fin de semana con los niños. Heriberto, padre custodio, tras hablar con los profesores, intentó localizarla. No hubo respuesta. No hubo señal.

Lo denunció, pero no tuvo eco. «Hubo inacción policial, no cogieron mi denuncia, y tardaron 95 días en aplicar el protocolo del secuestro. La ley de Protección del menor, con mis hijos, ha hecho agua por todos los lados». 

«Dice que no va a contestar y que no volverás a ver tus hijos más»

«No hay día que no pregunte por mis hijos», afirma Heriberto. «¿Dónde están Stephanie y Leonardo? ¿Cómo están? ¿Me puedes informar?». El móvil de su exmujer, no volvió a dar señales, pero él no deja de intentarlo.

«Todos los días le mando tres correos electrónicos a la madre -uno cada ocho horas- todos, preguntándole dónde están los niños, cómo están, pidiendo una fe de vida, rogando que vuelvan”. Nunca ha recibido respuesta. «A través de una amiga suya, pude saber que los lee, y ella me hizo llegar que no me iba a contestar y que no volveré a ver mis hijos nunca más».

Stephanie y Leonardo jugando. Cocinar, jugar a Master Chef, era uno de sus momentos favoritos. |

Calvario judicial

Se casaron en 2013 y pusieron fin a su matrimonio en 2017. La historia de Heriberto y O.O., cinco años después de la ruptura tiene un balance demoledor: «He pasado por un auténtico calvario judicial». Un total de 12 denuncias por malos tratos contra él, muchos fines de semana pasados en los calabozos, y un año -13 meses- sin ver a sus hijos. «Me denunciaba continuamente. Todas quedaron archivadas», recuerda. La última, se volvió en contra de la mujer. «Puso una denuncia falsa y había una cámara de vigilancia que descubrió la verdad». Tras ser citada por el juzgado, «en un escrito de su abogado la mujer anunciaba que se iba, que no confiaba en la justicia española», explica Heriberto.

El calvario desde el divorcio provocó varios desencuentros judiciales más. La Audiencia Provincial de Málaga otorgó en 2019 la custodia exclusiva a Heriberto. Una sentencia que fue ratificada en cuatro ocasiones. La madre, con nacionalidad rusa y española, disfrutaba de un régimen de visitas para ver a los niños. «El 29 de enero se rompió esa orden de custodia», señala. «Ella también se saltó otra sentencia en la que se le prohíbe la salida del territorio nacional y la expedición de pasaporte. ¿Cómo lo ha hecho? ¿Quién la dejó marchar?».

«Hay una orden de busca y captura de la Interpol» contra la madre de los niños

«No volverás a verlos», la frase se grabó en su mente. «Pasados 13 meses se ha conseguido en sentencia firme la ilicitud del traslado, reconociendo el secuestro parental internacional por parte de la madre, se ha conseguido una orden de búsqueda y captura para ella de la Interpol», afirma el padre de los niños.

Además, según la documentación a la que ha tenido acceso CASO ABIERTO, la progenitora está declarada en rebeldía en los juzgados de Estepona e investigada por simulación de delito. «La última sentencia que me ha dado la justicia española es la de concederme la patria potestad exclusiva». Ocurrió hace unas semanas pero, pese a todo, nada ha hecho posible la vuelta de los niños.

Justicia rusa

Tocaba llamar a la puerta rusa. No era un camino fácil, pero Heriberto iba a recorrerlo. «El siguiente paso era saltar la frontera y acudir a la justicia en Rusia».

El tiempo pasa, la guerra avanza y los niños no están. «Es durísimo», afirma, mientras vive pegado a la actualidad internacional. Ruega al consulado, a la embajada, a las instituciones que escuchen su grito. Trata de encontrar una solución, abre puertas, incluso a ella, «mi exmujer tiene doble nacionalidad, puede venir a España y escapar de la guerra». Él solo quiere que sus hijos, Stephanie y Leonardo, «las principales víctimas de todo esto» vuelvan.

NOTICIAS RELACIONADAS

Fotos de la orla de Stephanie y Leonardo (CEIP Sierra Bermeja – Estepona). |

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.