Se enfrenta a una multa de hasta 200.000 euros por destruir cinco nidos de golondrina en Menorca

Se enfrenta a una multa de hasta 200.000 euros por destruir cinco nidos de golondrina en Menorca

La Guardia Civil lleva ante la justicia al autor del hecho, tipificado como delito en el Código Penal

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Menorca han podido localizar al presunto autor de la destrucción de varios nidos de golondrinas en un edificio situado en la localidad de Alaior, que tuvo lugar a mediados del pasado mes de junio. Ahora, este hombre deberá responder ante la justicia por este hecho, tipificado como delito en el Código Penal, y podría enfrentarse a una multa cuyo importe oscila entre los 5.001 y los 200.000 euros.

Los hechos sucedieron cuando el presunto autor de los hechos destruyó un total de cinco nidos de golondrina que había bajo el balcón de un vecino de la calle Carrer des Melians, en la citada localidad menorquina. Fue precisamente este vecino el que interpuso una denuncia ante el Seprona de la Guardia Civil.

Tras la búsqueda de testigos y la toma de testimonios, el Seprona confirmó la identidad de este ciudadano, que al parecer admitió los hechos y ahora es investigado por un presunto delito contra la flora y la fauna, según informa la prensa local. Golondrinas, aviones comunes y vencejos son aves insectívoras protegidas por ley, tanto por la normativa española como por una directiva europea, a causa de su beneficiosa acción contra las plagas de insectos.

Nido de golondrina bajo un tejado | Pixabay

La destrucción de nidos de aves protegidas, tanto con crías como vacíos, se considera una infracción grave tanto por la legislación nacional como la europea y el acusado puede enfrentarse a una multa que oscilaría entre los 5.001 y los 200.000 euros.

Lo que dice la ley

El real decreto 139/11 establece literalmente: “Queda prohibido dar muerte, dañar, molestar o inquietar intencionadamente a los animales silvestres, sea cual fuere el método empleado o la fase de su ciclo biológico. Esta prohibición incluye su retención y captura en vivo, la destrucción, daño, recolección y retención de sus nidos, de sus crías o de sus huevos, estos últimos aun estando vacíos, así como la posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos o de sus restos, incluyendo el comercio exterior”.

Por tanto, no está permitido, ni a los inquilinos ni a los propietarios de viviendas, retirar los nidos de las aves protegidas, como son golondrinas o vencejos, especialmente ahora que inician la puesta de huevos y la cría de sus polluelos, antes de regresar a África en un viaje de varios miles de kilómetros.

La importancia de las golondrinas, vencejos, aviones y otras aves insectívoras radica en la gran cantidad de insectos que consumen a diario y que permiten mantener a raya numerosas plagas agrícolas. Sin esta ingesta masiva de insectos, los daños para la agricultura podrían multiplicarse, por lo que estas aves son consideradas indispensables para la protección de los cultivos y la propia seguridad alimentaria.

Cualquier persona que sea testigo de la destrucción de nidos puede interponer la correspondiente denuncia ante el Servicio para la Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

……

NOTICIAS RELACIONADAS

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es