Sánchez avisa a Ayuso tras su ‘rebelión energética’: «La ley se cumple»

Sánchez avisa a Ayuso tras su ‘rebelión energética’: «La ley se cumple»

El presidente advierte de que no consentirá indisciplinas y pide a partidos y administraciones que huyan de actitudes «egoístas, unilaterales e insolidarias» | Defiende la nueva ley de información clasificada que rechazan los socios y se abre a hablar con «todos» los grupos para sacar adelante la «mejor ley» posible

No le hizo falta mentarla en ningún momento, pero las palabras de Pedro Sánchez este martes desde Palma se dirigían claramente a ella. A Isabel Díaz Ayuso. La presidenta de la Comunidad de Madrid emprende una nueva guerra contra el Ejecutivo central: «Madrid no se apaga». Es decir, no aplicará el plan de ahorro y eficiencia energética que ayer lunes aprobó el Consejo de Ministros y que este 2 de agosto publica el BOE. «La ley se cumple«, avisó el presidente, pidiendo a los partidos políticos y a las administraciones territoriales a que huyan de comportamientos «egoístas, unilaterales e insolidarios«.

Sánchez fue recibido este martes en el palacio de la Almudaina por el Rey, para su habitual despacho veraniego, después de la toma de posesión, allí mismo, del nuevo fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz. Y nada más arrancar su comparecencia ante los medios —se quitó la corbata tras la reunión— encañonó a Ayuso, sin citarla. Recordó que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha advertido de posibles cortes de suministro súbitos del gas por parte de Rusia, por lo que hay que hacerse «más fuertes frente al chantaje energético» de Vladímir Putin. España, dijo, es «europeísta por convicción«, no solo por necesidad, y si recibió la solidaridad del conjunto de los Estados miembros en plena pandemia, ahora debe corresponder, justo cuando Bruselas reclama «solidaridad«. Y el Ejecutivo apoya ese «esfuerzo colectivo«.

Sánchez recalca que España es «europeísta por convicción», no solo por necesidad, y si recibió la solidaridad del conjunto de los Estados miembros en plena pandemia, ahora debe corresponder

Ayuso fue rápida. Apenas dos horas después de que arrancara la nocturna rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este lunes, publicó un tuit desde su cuenta en el que se rebelaba frente al real decreto ley del Ejecutivo, el paquete de medidas de ahorro y eficiencia energética, que incluye la regulación de temperatura (19 ºC en invierno y 27 ºC en verano) para los establecimientos habitables climatizados, o el apagado de alumbrado de escaparates a partir de las diez de la noche y de edificios públicos que a esas horas ya estén desocupados: «Por parte de la Comunidad de Madrid no se aplicará. Madrid no se apaga. Esto genera inseguridad y espanta el turismo y el consumo. Provoca oscuridad, pobreza, tristeza, mientras el Gobierno tapa la pregunta: ¿qué ahorro se va a aplicar a sí mismo?». El vicepresidente y portavoz del Ejecutivo regional, Enrique Ossorio, adelantó este martes que si la Comunidad observa que «no es constitucional», la llevará al Tribunal Constitucional.

| Agencia ATLAS | EFE

El presidente exigió a partidos y administraciones públicas (es decir, a la Comunidad de Madrid) que «huyan de comportamientos egoístas, unilaterales e insolidarios«. Fue la expresión que repitió una y otra vez. Este tipo de actitudes, siguió, «en nada representan el esfuerzo y el compromiso europeísta de la sociedad española». Pero dejó claro a continuación que no permitirá un plante de Ayuso: «Por cierto, la ley en España se cumple, y esto es un real decreto ley«.

Las palabras de Von der Leyen

Es decir, que Ayuso no tiene escapatoria. Madrid es, por ahora, la única comunidad que se ha levantado contra el plan de ahorro. Andalucía, dirigida también por el PP, no secunda el paso de la presidenta madrileña y advierte de que hay que cumplir las normas. Sánchez no quiso adelantar cómo meterá en vereda a Ayuso. Solo se remitió a que las multas están recogidas en la ley. En efecto, las sanciones que se aplicarán serán las consignadas en el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE), dispuestas en los artículos 30 a 38 de la ley 21/1996, según explicaron fuentes del Ministerio de Industria a Europa Press.

«Esto no va de partidos ni de ideologías, sino de sentido común y de hacer frente a la amenaza de Putin», justifica el presidente

El líder socialista se apoyó en las palabras de Von der Leyen en una entrevista en ‘El Mundo’ este fin de semana, en el que alertaba de que hay que estar preparados para el «peor escenario». Así que España debe hacer sus «deberes» y ser «solidarios«, y a diferencia de otros países, solo tendrá que reducir el consumo de gas un 7%, no un 15%. Además, el ahorro tendrá efectos beneficiosos para los ciudadanos, dijo, porque tendrán «más dinero» en sus bolsillos. Y defendió que si alguien tiene que dar ejemplo son las administraciones públicas. Además, Sánchez insistió en que no se trata de medidas irracionales. Son sensatas, reivindicó, como lo prueba que en Europa gobiernos de distinto signo se hayan comprometido a realizar ese esfuerzo de ahorro: «Esto no va de partidos ni de ideologías, sino de sentido común y de hacer frente a la amenaza de Putin». 

El líder del Ejecutivo fue preguntado por la nueva ley de información clasificada, cuyo anteproyecto aprobó el Consejo de Ministros el lunes, frente a las críticas de Unidas Podemos y de los socios habituales del Ejecutivo. Sánchez se mostró «abierto a hablar con todos los grupos parlamentarios» para sacar adelante «la mejor ley» de secretos posible. En ese sentido, recordó que el texto se visó ayer lunes en primera lectura, y que el Gobierno será «sensible» a la opinión de los órganos consultivos que ahora tendrán que emitir dictamen, igual que luego «vendrá el trámite parlamentario», después de que la norma vuelva al Consejo de Ministros para una segunda lectura.

NOTICIAS RELACIONADAS

El jefe del Ejecutivo reivindicó que su Gabinete está comprometido con la «regeneración democrática«, y mantiene firme su apuesta por elevar la «calidad democrática» del país. En ese sentido, cree que lo importante es que una ley predemocrática, de 1968, va a ser reformada más de 50 años después. «Es un debate que debemos tener en nuestro país, que va a fortalecer la democracia y, por tanto, nosotros estamos abiertos a hablar con todos los grupos parlamentarios», subrayó, para reconocer a continuación la labor de los ministros Félix Bolaños y Margarita Robles, en un intento por equilibrar afectos después de que el borrador reasigne competencias y traspase la potestad de velar por el cumplimiento de la normativa en materia de secretos oficiales de Defensa a un departamento más «transversal», Presidencia.