Sánchez agradece la «unidad» del Congreso pese a la división en Unidas Podemos

Sánchez agradece la «unidad» del Congreso pese a la división en Unidas Podemos

La «unidad» es la palabra clave que guía la acción del Gobierno en la respuesta a Rusia. Es lo que persigue el presidente, a la que se aferró ayer miércoles para explicar el giro y decidir enviar armas a Ucrania de manera bilateral. «Unidad» que entiende que consiguió en el Congreso y que, sin embargo, le ha supuesto disparar la tensión con Unidas Podemos y ser testigo de la patente división dentro del propio espacio morado. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y con ella los comunes, sí respaldan la medida, pero se oponen las dos ministras de Podemos, Ione Belarra, secretaria general del partido, e Irene Montero.

Pedro Sánchez, no obstante, no hizo referencia este jueves a esas tensiones en su Ejecutivo tras su visita en Guadalajara a la base operativa del Grupo Especial de Operaciones (GEO), junto al titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. El líder socialista agradeció la «unidad» que «se vivió y se vio en todos los grupos parlamentarios» ayer miércoles en la Cámara baja, por su respaldo a su Gabinete. «Es fundamental también que todos los partidos estén detrás del Gobierno y unidos al resto de Estados miembros de la Unión Europea», subrayó.

El Ejecutivo recibió el apoyo de la derecha del Congreso —PP, Ciudadanos y hasta Vox, aunque su líder, Santiago Abascal, le pidió la dimisión—, de los nacionalistas catalanes (JxCAT y PDECat), y hasta de parte de sus socios habituales (con más o menos matices, de ERC, PNV, Más País y Compromís), perose llevó el rechazo de Bildu, CUP y BNG, aparte de Podemos. Por tanto, sí se visualizó un respaldo amplio de la Cámara, pero también la distancia con sus socios. El presidente reconoció la «discrepancia» con los morados, a los que afeó su «equivocación». Pero el espacio de Unidas Podemos no era uniforme, por el apoyo sin fisuras de Díaz y del titular de Universidades, Joan Subirats, y del presidente del grupo, Jaume Asens, ambos de los comunes.

Para justificar el cambio de postura, que no citó, Sánchez, este jueves, alegó que «España está donde debe estar, con sus aliados en la Alianza Atlántica, con la Unión Europea y con todos los estados miembros en una respuesta contundente». Tras esa «respuesta contundente» había que leer el envío de arsenal bélico, y también la imposición de sanciones durísimas a Moscú.

El jefe del Ejecutivo recordó que el pasado 24 de febrero, con la agresión rusa sobre Ucrania, Europa «despertó de golpe con algunas imágenes que parecían superadas, con una invasión unilateral y atropellando la legalidad internacional de una potencia nuclear». Así que el mensaje «más rotundo» que la comunidad internacional puede mandar a Vladímir Putin es la «unidad», como se vio también ayer en la Asamblea General de la ONU, que condenó el ataque por amplísima mayoría y evidenció el aislamiento de Moscú (141 votos a favor, por solo cinco en contra y 35 abstenciones). Unidad que también existe en Europa, incidió.

Tras la «execrable invasión» de Ucrania, el mandatario ruso ha de saber, dijo Sánchez, que no se van a frenar las sanciones contra él y los oligarcas, contra el propio país, para «aislarlo y asfixiarlo económicamente», para que se avenga a poner fin a una agresión «injusta e injustificada», respete la soberanía nacional y la integridad territorial de Ucrania y la legalidad internacional. El presidente hizo hincapié en la paradoja de que un miembro nato del Consejo de Seguridad de la ONU, y por tanto garante de la legalidad internacional, sea precisamente el país que la está «atropellando», y ha de ser «restablecida».

El presidente visitó la base operativa del GEO en Guadalajara apenas unos días después de que este cuerpo de élite de la Policía participase en la operación de evacuación de Ucrania de dos convoyes con más de un centenar de españoles. «No hay contraposición de seguridad y libertad. Sin seguridad no hay libertad, y por eso es fundamental el trabajo que hace esta unidad», a la que agradeció su «entrega y amor» a España. Trabajo, recordó, que ya se demostró en verano con la «traumática» salida de Afganistán.

Sánchez entonces subrayó el «compromiso rotundo» del Gobierno con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y, en concreto, con los GEO, como lo prueba el aumento de la oferta pública de empleo y de la mejora de las instalaciones en las que operan.

NOTICIAS RELACIONADAS

También intervino el presidente castellanomanchego, que calificó de «muy inteligente» la actuación de España en la crisis en Ucrania. «Estar contra la guerra es parar a los invasores», indicó García-Page, informa EFE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.