Residuos de obra: plan para evitar el vertido de dos millones de toneladas al año

Residuos de obra: plan para evitar el vertido de dos millones de toneladas al año

Actualmente, el sector de la edificación es responsable en el conjunto de España del 30,1% del consumo de energía final y el 25,1% de las emisiones, de las cuales el 8,2% son emisiones directas asociadas al consumo de combustible en el sector residencial, comercial e institucional. La gestión de los residuos de obra es parte importante de esta industria y ahora ha surgido una iniciativa para reducir la huella de carbono que generan.

Surge Ambiental y Valoriza (Grupo Sacyr) lideran el proyecto VALREC junto a otras siete empresas de la Comunidad de Madrid para desarrollar soluciones innovadoras destinadas a incrementar la circularidad, trazabilidad y pureza de recursos minerales presentes en los Residuos de Construcción y Demolición (RCD), y así realizar una fabricación ecoeficiente de nuevos productos de construcción.

El presupuesto del proyecto asciende a más de cinco millones de euros y tendrá una duración de dos años.

En la Comunidad de Madrid se originan entre 5 y 7 millones de toneladas anuales de Residuos de Construcción y Demolición (RCD) al año, cerca de 36 millones de toneladas en España y 461 Mt si nos referimos al ámbito europeo. Del total de los RCD generados, aproximadamente el 30% se reciclan para usos de bajo valor añadido y se estima que el 30% de los RCD se eliminan en vertederos de residuos inertes sin ser tratados y el 40% se eliminan de forma incontrolada en escombreras y espacios naturales sin control.

demolición de un edificio | Agencias

En el proyecto también participan Allgaier Mogensen, Adcore, Sika, Sodira, Hormicruz, Kolokium y GBCe (Green Building Council España) y además cuentan con el apoyo del centro de investigación y desarrollo tecnológico Tecnalia, del Instituto Eduardo Torroja de Ciencias de la Construcción IETcc y de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

VALREC es un proyecto subvencionado dentro de la Estrategia Regional de Investigación para una Especialización Inteligente (RIS3) y cuenta con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) del Programa Operativo FEDER de la Comunidad de Madrid.

El proyecto persigue incrementar en aproximadamente un 30% la circularidad de recursos minerales, es decir, favoreciendo su reciclaje y reutilización, con horizonte 2025. El objertivo es evitar el vertido de hasta dos millones de toneladas al año de residuos de construcción y demolición.

Asimismo, se prevé reducir la huella de carbono en torno a las empresas participantes en aproximadamente un 20% con respecto a la situación de partida.

Sin embargo, la reutilización y reciclaje de residuos de construcción, junto a otras acciones de circularidad, permitirá también aumentar la rentabilidad del sector y la creación de puestos de trabajo. Según Valrec, la repercusión económica en las empresas alcanzaría los 17,2 millones de euros anuales fruto de la explotación de los resultados tras realizar una inversión privada de aproximadamente dos millones de euros.

Soluciones eficientes y sostenibles

Algunas de las soluciones y acciones específicas consistirán en:

1) La demolición selectiva y trazabilidad de calidades mediante la digitalización de la información.

2) Utilización de tecnologías novedosas para la obtención de materias primas recicladas de mayor pureza y calidades mejoradas.

3) Incorporación de mayor porcentaje (con un objetivo de hasta el 95% en peso) de estas materias primas recicladas en nuevos productos para el sector de la construcción.

4) Analizar y estudiar los resultados obtenidos desde el punto de vista técnico, comercial, ambiental y analizar la explotación de resultados y plantear nuevos modelos de negocio derivados del proyecto.

Hoja de ruta para descarbonizar la construcción en 2050

Por otra parte, Green Building Council España (GBCe) ha presentado la hoja de ruta para la descarbonización total de la edificación en España, un documento enmarcado en el proyecto #BuildingLife que tiene la finalidad de acelerar la transición ecológica de este sector y hacer compatible la economía con los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero a 2030 y 2050.

Material de derribo | sustentable

En esta línea, más de 230 entidades “han tomado conciencia de ello para revertir esta situación, realizando un gran esfuerzo durante el último año, con el objetivo de recoger un conjunto de hitos y acciones claves para alcanzar las cero emisiones netas en el año 2050”, señala una nota de GBCe.

Según las conclusiones del documento, se extrae que la descarbonización es, ante todo, una oportunidad, puesto que la transición hacia un sector descarbonizado implica múltiples cambios sistémicos en la forma de trabajar y organizarse.

Al mismo tiempo, se destaca que hay que aprovechar la inversión de carbono ya realizada en el parque existente, ya que las nuevas viviendas que se construyan supondrán un tercio de las emisiones acumuladas hasta 2050, pese a representar en ese año solo el 11% del parque de viviendas principales. 

Completa descarbonización de la edificación en 2050 

En definitiva, esta hoja de ruta propone como principal objetivo la transformación progresiva del sector para alcanzar la completa descarbonización de la edificación en 2050, con una parada intermedia en 2030 para lograr ya un 50% de descarbonización. “Para ello, es imprescindible la responsabilidad de todos los implicados para que todas las organizaciones, públicas y privadas, incorporen la sostenibilidad como eje fundamental de su actividad”, añade la entidad.

Además, el documento sirve como herramienta para «motivar y convencer a las empresas para que sean conscientes de que la inversión en este ámbito es esencial para convertirse en referencia en su sector», añade el GBCe.

La construcción quiere ser neutral en carbono en 2050 | reverder

La presentación de esta hoja de ruta ha contado con la participación de destacados portavoces del sector. «El carbono embebido supone más del 50% de las emisiones acumuladas por el sector durante los próximos 30 años. Por este motivo, es clave limitarlo para reducir la huella de carbono y solo podremos conseguirlo si actuamos en todo el ciclo de vida de los edificios«, ha explicado la directora general de GBCe, Dolores Huerta.

De hecho, cabe destacar que, teniendo en cuenta tanto la senda de crecimiento de nueva construcción como las intervenciones de rehabilitación y cambio de instalaciones previstas, el escenario tendencial de emisiones de gases de efecto invernadero globales del sector residencial en España para los próximos años sigue creciendo en gran medida por el carbono embebido, es decir, aquel emitido en la producción de materiales, construcción, rehabilitación y demolición del edificio.

Documento completo con la hoja de ruta: https://gbce.es/wp-content/uploads/2022/02/BuildingLife_Hoja-de-Ruta-para-la-Descarbonizacio%CC%81n-de-la-Edificacio%CC%81n.pdf

NOTICIAS RELACIONADAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.