Raphinha, la quinta ‘R’

Raphinha, la quinta ‘R’

El brasileño sigue en el Camp Nou la estela que dejaron Romario, Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho

«Espero que mi historia en el Barça sea tan bonita como las suyas», desea el extremo

La historia de los brasileños y el Barça es una historia de amor. De esas que perduran por los siglos por los siglos, que dejan huella imborrable y que se transmiten de padres a hijos, de abuelos a nietos y de generación en generación. Cuatro de esos futbolistas, todos ellos con una áurea especial, responden al nombre de Romario, Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho. Los cuatro comparten inicial en sus nombres. Como Raphinha, que ha arrancado a lo grande vestido de blaugrana y, como ellos, luce una ‘R’ gigante en su nombre y, en su caso, en el cuello, con un colgante espectacular que brilla al mismo nivel que su fútbol.

«Ahora llega mi momento», asegura en la entrevista que Raphinha concedió a SPORT desde la gira del Barça por Estados Unidos. «Cada uno hizo su historia, muy bonita. Y ahora espero poder hacer una historia tan bonita como la suya». Son las palabras de alguien que sabe de qué habla. Que ha mamado desde pequeño lo que significa el Barça porque no existe club europeo con mayor tradición de tan grandes futbolistas brasileños como el que viste de azul y grana y juega en el Camp Nou.

Raphinha tiene la magia de Romario, la determinación de Ronaldo, el disparo de Rivaldo y la sonrisa contagiosa de Ronaldinho, muy amigo de su padre, con el que comparte el gusto por la música. Del cuello del protagonista cuelga una ‘R’ de la que asoma algún brillante, hecha, para este periodista ignorante, de plata, pero bien podría ser oro blanco. La luce orgullosa y, cuando desabrocha el cierre, la enrolla con movimientos armónicos en su dedo índice para volverla a colocar alrededor del cuello.

No es la única ‘R’ que Raphinha muestra de forma pública porque en el antebrazo de su brazo izquierdo tiene tatuada, con la misma tipografía, la misma letra. Nada es casual en esta vida. Tampoco que quien responde a una inicial mítica en el barcelonismo forme parte ya de él y lo sienta de la manera innata que lo hacen los brasileños, cuyo vínculo afectivo con el Camp Nou va más allá del raciocinio.

NOTICIAS RELACIONADAS

Raphinha apunta a ser un grande: dos asistencias y un gol ante el Inter Miami y, sobre todo, un disparo desde fuera del área que se coló por la escuadra de Courtois para dar la primera victoria ante el Real Madrid de la temporada. Un escándalo de gol. Uno de esos goles que recuerdan, salvando las distancias, al que hizo Ronaldinho en su debut en el Camp Nou ante el Sevilla o al ‘hat-trick’ de Romario ante la Real Sociedad con la camiseta del Barça. Son futbolistas tocados por una varita mágica que, combinada con los colores que viste el Barça, se crecen exponencialmente y dejan una huella imborrable en el imaginario colectivo culé. Es pronto, pero Raphinha pinta a grande.