Quim Salarich: “Ahora soy un esquiador más inteligente que antes”

Quim Salarich: “Ahora soy un esquiador más inteligente que antes”

Joaquim Salarich logró una proeza que no se conseguía en el esquí masculino desde los tiempos de Paquito Fernández Ochoa, acabar 7º en un eslalon de la Copa del Mundo, concretamente lo consiguió este pasado fin de semana en Garmisch-Partenkirchen (Alemania). El ‘culpable’ de todo ello es su padre, “un friki del esquí”, que murió hace diez años y a quien dedica todas y cada una de sus carreras. Su hermano Xavier, también esquiador y actualmente entrenador es su referente y Quim está convencido de que ha dado un paso adelante sobre todo gracias a su trabajo mental. Estos días ha cambiado la nieve por el mar y descansa unos días en Premià de Dalt donde reside con su novia. 

¿Ya has digerido todo lo que ha ocurrido?

Todavía estoy de resaca emocional. Cuesta creerlo. Siempre he dicho que somos capaces de mucho pero nunca hubiera imaginado que con el dorsal 49 y 50 llegarían estos resultados.

O sea que sabías que tenías tus posibilidades.

Sí, sabía que era capaz de esto, pero estaba el hándicap del dorsal, las presiones, no estar habituado a salir en estas posiciones, pero me sobrepuse a todos ellos y saqué lo mejor de mi.

Principalmente he hecho un salto mental y emocional. Me siento muy bien anímicamente

¿Qué ha cambiado para dar este paso adelante?

Principalmente he hecho un salto mental y emocional. Me siento muy bien anímicamente. El psicólogo (Javi Domínguez) me está ayudando a gestionar los nervios y a centrarme en las cosas importantes en la carrera. Ello sumado a que este año hemos hecho un planning específico para bajar peso y optimizar la masa muscular han sido las claves.

¿Qué trabajáis?

Trabajamos mediante estados. Antes de una carrera me pongo un objetivo del estado que quiero antes de salir ya sea felicidad, agresividad, tristeza… intento llegar a este estado para poder rendir al 100% y lograr lo que yo soy capaz de hacer. Hay rutinas, ejercicios, hablarme muy internamente, verme desde fuera y decirme cosas a mí mismo…

¿Qué estado buscaste antes de la manga en la que acabaste cuarto?

Un estado entre confianza, alegría y, sin ser agresivo, ganas de comerte el mundo, competitividad. Este es el estado que estoy utilizando en casi todas las carreras y es el que me está dando resultados. Tengo la cabeza bastante serena y sé las cosas que debo hacer y las que no.

Antes de la segunda manga me puse en un rincón y me dije: Quim esto te lo has ganado y te toca disfrutarlo

¿Qué te dijiste a ti mismo?

Después de la primera manga faltaban cinco dorsales y estaba en meta muy nervioso. Era la primera vez que me encontraba en esta situación. Así que me puse en un rincón y me dije: Quim esto te lo has ganado y te toca disfrutarlo. No debes bloquearte ni pensar cosas que no tocan. Simplemente sal, haz lo que sabes hacer y disfruta del momento.

¿El plus de confianza que te da el resultado en Garmisch-Partenkirchen cómo se traducirá en el futuro?

En que ahora tengo más ganas que nunca de demostrar que podemos aspirar a mucho. Ver que lo que hacíamos era correcto aunque los resultados no lo plasmaban te hacer creer en lo que estás haciendo y te ayuda a seguir adelante y en un futuro seguir haciendo cosas grandes.

Si la presión la puedes gestionar es una buena herramienta.

Y más presión.

Está claro. Pero si la presión la puedes gestionar es una buena herramienta.

¿Qué te dice tu hermano?

Que sabía que podía hacerlo y ve que ya sé leer bien cómo esquiar. Antes era rápido pero esquiaba como un loco y fallaba mucho pero ahora soy rápido pero también inteligente. 

Le dedicaste la proeza a tu padre. 

Cada carrera que hago se la dedico a él porque fue el mentor que nos introdujo en el esquí. Él era un forofo del esquí, un friki y era muy querido en este mundo. Recibo muchos mensajes diciéndome que estaría orgulloso de mí y eso es lo que más me llena.

Antes era un esquiador muy físico pero ahora me he convertido en un esquiador bastante inteligente.

¿Cómo te definirías como esquiador?

Antes era un esquiador muy físico pero ahora me he convertido en un esquiador bastante inteligente. He aprendido a leer las carreras y ahora no me tiro al 100% porque es muy fácil fallar. Soy más inteligente, más táctico.

¿Tus objetivos inmediatos?

El día 5 vamos para Austria a entrenar un par de días y después tengo la última prueba de la Copa del Mundo. El objetivo es clasificarme para las finales donde van los 25 mejores. Ahora estoy muy bien posicionado con 25 puntos de margen, pero en este deporte nunca se sabe. De conseguirlo sería un hito histórico.

“Quim tiene un talento excepcional”

NOTICIAS RELACIONADAS

Cristian Masdeu, director técnico del club la Molina Club d’Esports, ha visto la evolución de Quim a quien define como “una muy buena persona y humilde”. Asegura que “desde pequeño ya destacaba por su talento y tiene unas condiciones excepcionales para el eslalon”. Asegura que ha habido juntas directivas en las federaciones “que no tuvieron paciencia y decidían apostar de nuevo por los jóvenes perdiéndose mucho talento. Esta vez se ha hecho mejor, la federación lo ha hecho muy bien invirtiendo más y aguantando con Quim y Juan del Campo y aquí están los resultados”. Está convencido de que Quim “no lo ha dicho la última palabra. Entra en otra dinámica al pelear con los mejores. Puede dar muchas sorpresas y no descarto algún podio”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.