Por qué es importante dar dos opciones a tus hijos para que puedan elegir

Por qué es importante dar dos opciones a tus hijos para que puedan elegir

Darles varias opciones les da sensación de control y les ayudará a tener una autoestima sana

Dejar que nuestros hijos e hijas escojan lo que quieren y tomen sus propias decisiones desde pequeños es una de las mejores cosas que podemos dejarles hacer para su desarrollo y educación. Dejándoles tomar sus propias decisiones permitimos fomentar su autonomía, lo que va a generales confianza en sí mismos y van a tener a largo plazo un mejor concepto de sí mismos.

Sin embargo, como padres y madres nos puede dar un poco de miedo dejarles elegir y tomar sus propias decisiones cuando son tan pequeños y no conocen lo mejor para ellos. Pero merece la pena hacer este esfuerzo, a pesar de que tendremos que tener mucha paciencia, pues nuestros hijos a la hora de escoger se equivocarán y tomarán malas decisiones.

¿Por dónde empezamos para dejarles tomar sus propias decisiones? Os damos algunas claves.

Dar opciones cerradas

Dar varias opciones cerradas a nuestros hijos e hijas para que puedan escoger lo que prefieran les puede generar tener cierta sensación de control. A partir de los 2 años, cuando comprenden más y entienden lo que decimos, podemos empezar a darles opciones para elegir . Un ejemplo que podemos plantearles de pequeños es escoger su propia ropa con opciones cerradas, así no corren el peligro de salir a la calle con abrigo en pleno verano o en pantalones cortos en invierno.

Otras situaciones que pueden venir muy bien para darles opciones a elegir es cuando tienen una rabieta. Pongámonos en situación: le hemos dicho a nuestro hijo que nos tenemos que ir del parque. Como no quiere irse y no entiende por qué se tiene que ir, en su cerebro se hiperactiva la amígdala, la cual segrega la adrenalina, que le invita a la acción, y el cortisol, la hormona del estrés, que le impide pensar. Así, nuestro hijo está en plena rabia emocional y no está en un estado para razonar y entender que hay que irse. Por eso, ante la rabieta, que a veces será inevitable, debemos calmarle y acompañarle en las emociones que está sintiendo. Una vez que esté más tranquilo podemos ofrecerle varias opciones. Le podemos decir: ahora nos tenemos que ir del parque, pero en casa podemos jugar. Qué prefieres, ¿que juguemos a construcciones o que leamos un cuento? Al darle nosotros varias opciones cerradas que le gustan, nuestro hijo sentirá sensación de control y de poder.

NOTICIAS RELACIONADAS

Es importante que no les demos más de dos o tres opciones, para que las entiendan y pueda tomar una decisión rápida, y que estás sean seguras y adecuadas para su edad.

Ejemplos claros en los que podemos dar varias opciones

Tareas de la casa: Tenemos que limpiar este armario: ¿prefieres subirte a la silla para llegar más arriba o prefieres los cajones de abajo?La hora de la comida: A muchas familias les desespera la hora de la comida puesto que sus hijos se niegan a comer lo que se les ha puesto en la mesa. Con la fruta, nos obsesionamos con que coman toda la fruta que les damos, pero quizás no toleran ciertos sabores y se niegan a tomar ciertas piezas. Debemos de dejar ese pensamiento de que se tienen que comer todo lo que les damos y quedarnos tranquilos porque les gusta la fruta y la toman, aunque no sea toda. ¿Por qué no les damos a escoger qué fruta quieren y así fomentamos que sigan tomándola? «¿Quieres plátano o prefieres manzana?», por ejemplo.Cocinar: pueden ayudarnos en el proceso de preparar la comida. ¿Prefieres poner las verduras en el bol o prefieres remover esta salsa?Escoger juegoEscoger libroOrdenar: ¿Qué prefieres hacer primero, ordenar los juguetes u ordenador los libros?