Parejo neutraliza a Vlahovic y hay eliminatoria

Parejo neutraliza a Vlahovic y hay eliminatoria

El primer ‘round’ de la eliminatoria de Champions entre Villarreal y Juventus se saldó con un empate que deja todo abierto para la vuelta en Italia el próximo 16 de marzo y llena de confianza a los ‘groguets’, que no fueron inferiores a la ‘Vecchia Signora’ y mantienen intactas sus opciones se seguir avanzando en la competición. Vlahovic -menudo jugadorazo-, en su estreno goleador en la Champions, adelantó a la Juve en el primer minuto de juego. Pudo llevar a los de Emery al desastre, quienes sin embargo supieron sobreponerse para terminar empatando el encuentro en la segunda parte por mediación de Parejo.

FICHA TÉCNICA

Champions League

VIL

JUV

Villarreal

Rulli; Foyth, Albiol, Pau Torres, Pedraza (Estupiñán, 79′); Chukwueze (Yeremy Pino, 90′), Capoue, Parejo, Alberto Moreno (Trigueros, 79′); Lo Celso, Danjuma (Boulaye Dia, 90′).

Juventus

Szczesny; De Ligt, Danilo, Sandro (Bonucci, 46′); Cuadrado, McKennie (Zakaria, 81′), Locatelli (Arthur, 71′), Rabiot, De Sciglio (Pellegrini, 87′); Vlahovic, Morata.

Goles

0-1 M. 1 Vlahovic. 1-1 M. 65 Parejo.

Árbitro

Daniel Siebert (Alemania). TA: Rulli (73′) / Rabiot (74′).

Incidencias

La Cerámica. 19.000 espectadores.

Regresaba el Villarreal a los octavos de final de la Champions 13 años después. Y lo hacía sin su estrella, Gerard Moreno, pero con Lo Celso, reclutado en este mercado invernal con la idea de dotar al equipo de ese puntito de imaginación que le faltaba a partir de tres cuartos de campo para soñar a lo grande. Emery también consiguió recuperar a tiempo a Capoue, que llegaba al duelo entre algodones, pero finalmente pudo ejercer de guardián de Parejo en el doble pivote.

En la Juventus, mermada por las múltiples bajas en defensa, se vio obligado hacer malabares Allegri para confeccionar un once con cara y ojos atrás. Sin los galones de Chiellini y Bonucci sobre el campo, el técnico prefirió jugar con cinco hombres atrás, con Cuadrado y De Sciglio en los carriles, y los brasileños Danilo y Sandro de improvisados centrales junto a De Ligt. Era la forma de protegerse de la velocidad de Danjuma y Chukwueze, dos auténticos galgos de carreras.

La Cerámica era una fiesta de banderas amarillas al empezar el partido. Y 34 segundos después de echar el balón a rodar se convirtió en un cementerio. Vlahovic tuvo la culpa. El hombre de los 80 millones que llegó a Turín en este mercado de invierno para devolver la juventud a la ‘Vecchia Signora’. La maniobra del tanto fue sensacional, de matador puro. Bajó un balón largo del cielo de Danilo y con su pierna mala, la derecha, lo mandó a dormir a la red. Era su estreno goleador en la Champions. 

El golpe, para el Villarreal, fue un directo de Tyson a la mandíbula. Pero con paciencia y buen juego el equipo cerámico consiguió salir poco a poco de la cuenta atrás. Ahí, desempeñó un papel fundamental Lo Celso, cuya movilidad entre líneas causó muchos problemas a la Juventus. El bloque bajo de los ‘bianconeri’, sin embargo, funcionaba y sin espacios el ‘Submarino’ se ahogaba.

Aun así, metió el miedo en el cuerpo a los italianos Lo Celso en un disparo a la cruceta que no entró de milagro. Y después fue Danjuma quien buscó fortuna de tacón tras una gran jugada de Chukwueze por la derecha. Comenzaban a aparecer los hombres gol y eso eran buenas noticias para el Villarreal, que en el tramo final de la primera parte se fue apagando como lo hizo el encuentro, mucho menos dinámico que en el arranque.

La reacción cerámica dio paso a unos minutos de dominio de la Juventus tras el descanso. Pero perdonó Morata y no lo hizo Parejo, cuando se desprendió de su zona de influencia y apareció en el área por sorpresa para batir a Szczesny y devolver las tablas al marcador. Medio gol se lo debe el madrileño a Capoue, que le puso un balón de ensueño para dejarlo solo ante el meta polaco. 

NOTICIAS RELACIONADAS

La respuesta de Allegri fue cambiar a Locatelli por Arthur. Ya en el descanso había movido ficha el entrenador juventino dando entrada a Bonucci. Pero siguió a lo suyo el Villarreal. Sin temor a nada, con fe y convicción. Rabiot se jugó la expulsión en una feísima entrada sobre Chukwueze que pudo valerle la roja y le perdonó el colegiado. Y ya cuando el partido moría hizo su aparición estelar Rulli sacando una manopla a bajo sensacional a disparo de Vlahovic, un delantero que lo carga el diablo y volverá a ser una pesadilla en la vuelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.