Nuevo derbi en los Balcanes

Nuevo derbi en los Balcanes

El 11 de agosto de 2018 pasó bastante desapercibido para el fútbol mundial. La Supercopa entre Barça y Sevilla iba a protagonizar el desembarco del VAR en España, Nico Kovac iniciaba su era en el Bayern y Jürgen Klopp seguía soltando lindezas sobre un Sergio Ramos que dos meses atrás había lesionado a Mohamed Salah nada más arrancar la final de la Champions. La actualidad de aquel caluroso sábado de verano tapó el nacimiento de una rivalidad en un rincón de los Balcanes. Por primera vez Tuzla contaría con dos clubes en la máxima categoría del fútbol bosnio. Y aquella tarde se enfrentarían sobre el tapete del vetusto Stadion Tusanj. El recién creado Tuzla City ofició de anfitrión al histórico Sloboda, que acabó llevándose por 0-1 el primer derbi moderno de la ciudad.

Con apenas 100.000 habitantes, Tuzla es una capital de provincia conocida por sus minas de sal. Eso es lo que significa su nombre en turco, sal, testimonio de la presencia otomana durante cuatro siglos. En 1878 fue conquistada por el Imperio Austrohúngaro y, tras la disolución de este, la ciudad pasó al nuevo Reino de Yugoslavia. Corría el año 1919 y en sus calles, además del debate político, comenzaba a cuajar la afición por la pelota. Fue entonces cuando surgieron varios clubes, en correspondencia con las diferentes etnias de una ciudad multicultural: los serbios crearon el Obilic, los croatas el Zrinjski, los bosníacos el Bura, y los judíos el Makabi. Pero al margen de esa división étnica -o precisamente para superarla- fundaron los comunistas de la ciudad un club para los trabajadores, fuera cual fuera su religión. Le llamaron FK Gorki, en memoria del escritor y activista ruso Maxim Gorki.

Pero lo que para una parte de la población suponía un símbolo de la liberación e igualdad, para otros constituía una amenaza contra el orden establecido. Así que en 1924 aquella primera Yugoslavia prohibió al partido comunista y a sus organizaciones dependientes. También a sus equipos de fútbol. En Tuzla esperaron hasta 1928 para refundar el FK Gorki como Sloboda: literalmente, ‘libertad’. Toda una declaración de intenciones que logró superar la censura. Como quiera que los restantes clubes de la ciudad fueron desapareciendo, el Sloboda adquirió casi inmediatamente la condición de gran equipo de Tuzla. Cuando el Obilic y el Bura bajaron la persiana, sus mejores futbolistas se integraron en el nuevo equipo. Así, en el Sloboda peloteaban juntos serbios, bosníacos y croatas en una especie de spoiler de lo que sería -o querría ser- la Yugoslavia de Tito unas décadas después.

La concordia duró poco. Durante la Segunda Guerra Mundial la ciudad quedó dentro del Estado Croata, entidad títere de los nazis en los Balcanes. Liberada por los partisanos de Tito en 1943, Tuzla se conviritió en un centro industrial de la Yugoslavia socialista. Y el Sloboda, en un habitual de la Prva liga yugoslava: 25 temporadas en la élite coronadas por un tercer puesto en 1977 que le permitió jugar la Copa de la UEFA. Su periplo por Europa se limitaría a un chárter a las Canarias: la UD Las Palmas cayó 4-3 en el Tusanj tras golear al Sloboda 5-0 en el viejo Insular.

Llegaron los 80 y con ellos el complejo equilibrio étnico de Yugoslavia saltó por los aires. La década arrancó con la muerte de Tito y se cerró con la caída del Muro de Berlín. De esos dos acontecimientos al caos que devoró el país se llegó en apenas unos meses. En 1991 Eslovenia y Croacia se declaraban independientes. Bosnia y Herzegovina -con una población mucho más heterogénea- les siguió poco después.

Un City recién llegado

Hoy Tuzla queda cerca de la frontera entre las dos entidades que componen su país: la Federación, en la que conviven bosnios y croatas, y la República Srpska, de mayoría serbia. De los 12 clubes que disputan la liga nacional, cuatro proceden de los territorios serbobosnios, muy hostiles al poder central de Sarajevo. La tercera ciudad más grande del país, Tuzla, es también la tercera con derbi en la máxima categoría, junto a la capital (Zeljeznicar-Sarajevo) y Mostar (Velez-Zrinjski). Tras su ascenso en 2018, el equipo de barrio FK Sloga cambió su nombre por el de Tuzla City, un gesto tan ambicioso como engañoso (carece de relación con el grupo City). Desde entonces, la hegemonía local está en discusión. Aquel primer duelo de 2018 sigue siendo la única victoria del Sloboda. Tras ella han seguido tres empates y cinco triunfos del City, que hoy llega al derbi como segundo clasificado. El Sloboda, en mitad de tabla, tratará de fastidiar a su vecino. Al fin y al cabo, de eso es de lo que van los derbis. Y más en los Balcanes.  

SLOBODA-TUZLA CITY

TUZLA

44°32’N 18°39’E

Población

110.000 habitantes

País

Bosnia y Herzegovina

Distancia entre estadios

0 km: comparten el Stadion Tušanj (aforo, 7.200)

Hat-trick de consejos

CÓMO LLEGAR 

Tanto desde Madrid como desde Barcelona volar a Sarajevo, la capital bosnia, requiere escalas. Otras opciones, desde El Prat, pasan por aprovechar las rutas a Zagreb (desde marzo) o Belgrado y Dubrovnik (desde abril). Y desde allí, carretera y manta.

QUÉ VISITAR

Ciudad industrial y universitaria, los otomanos pasaron por aquí seducidos por sus minas de sal. Y dejaron su impronta arquitéctonica. Descúbrela en la Stari Grad, o ciudad vieja, restaurada tras la guerra

de los Balcanes.

DÓNDE SALIR

Según varios rankings de la procelosa noche balcánica, el Café Sloboda es el mejor garito de Tuzla. Sin aparente relación con el club de fútbol del mismo nombre, se encuentra en el centro de la ciudad y cuenta

con un amplio jardín.

PRÓXIMO PARTIDO

NOTICIAS RELACIONADAS

Hoy, 26.02.2022 (13:00 h)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.