Montilivi mantendrá abierta la puerta de salida

Montilivi mantendrá abierta la puerta de salida

El Girona espera desprenderse de varios futbolistas que no tienen cabida por sueldo o rendimiento

Quique Cárcel deberá decidir sobre el futuro de jugadores como Samu Sainz

El Girona no solo trabaja en concretar fichajes que eleven el nivel competitivo de la plantilla por la exigente prueba de nivel que supone jugar en Primera, sino también en dar salida a aquellos jugadores que, por sueldo o rendimiento, no tienen cabida.

El punto final de algunos contratos, ya sea de jugadores en propiedad o cedidos, ha provocado un éxodo de futbolistas en Girona. Tiene menos materia prima Míchel Sánchez y eso que solo falta una semana para la vuelta al trabajo. Con un mes y pico por delante, y toda una prueba de fuego como es volver a Primera División, en el club todo el mundo es consciente de que los refuerzos son necesarios. Ahora bien, en verano no solo queda abierta la puerta de entrada. Llegadas habrá, y no pocas porque hay que elevar el nivel competitivo del vestuario. Sin embargo, las salidas no están para nada descartadas, ya sea por rendimiento o por sueldo.

Futuro incierto de varios jugadores

Con solo 13 futbolistas con dorsal del primer equipo, muchos jugadores salieron cedidos en el último curso y no todos ellos tienen cabida en Primera División. Los más jóvenes están a la espera de saber quiénes realizarán la pretemporada con Míchel y quiénes se irán directamente. Dubasin podría tener oportunidades; Ortiz, Zamorano y Chaira no se quedarán. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Otros dos jugadores sin cabida son Jordi Calavera y Àlex Gallar. Ambos pondrán rumbo a Segunda División. Este último al Málaga. También es incierto el futuro de Samu Sainz, quien no ha rendido en relación con su estatus y salario. Terrats e Ibrahima deberán esperar a posibles fichajes para saber qué competencia tendrán en la medular.