Marcial: El goleador de la Liga de Cruyff

Marcial: El goleador de la Liga de Cruyff

Fue fichado del Espanyol en 1969 por 17 millones de pesetas y fue el máximo goleador del equipo en la Liga 1973-74

Su salida del Barça fue abrupta, pues se marchó tras ser apartado del equipo por Michels por una salida nocturna

Verle jugar era un placer. Dotado de una técnica envidiable, manejaba el balón con las dos piernas con exquisitez. Ejecutaba las faltas como nadie y tenía buena llegada al área rival, por lo que hacía goles con facilidad a pesar de jugar como centrocampista.

Conocido como ‘El Rubio de Oro’, Marcial Pina llegó al Barça procedente del Espanyol por 17 millones de pesetas, convirtiéndose por aquel entonces en el fichaje más caro del fútbol español. Fue en 1969, tras el descenso del cuadro periquito a segunda división. Fue tildado de traidor por la afición del Espanyol, pero él siempre dejó claro que lo que hizo fue salvar al club de la ruina. Al equipo blanquiazul había llegado tres años antes desde el Elche por diez millones de pesetas cuando el Real Madrid también andaba tras él.

En el Barça militó durante ocho temporadas, ganando una Liga, una Copa y una Copa de Ferias. Fue protagonista en la Liga de Cruyff, la que ganó el Barça en la temporada 1973-74. Lo fue porque fue el máximo goleador blaugrana con 17 tantos, siendo el segundo máximo realizador del campeonato, solo superado por Quini, que logró tres goles más que este asturiano de nacimiento e ilicitano de adopción. También fue importante, dando dos asistencias, en la final de la Copa de Ferias que el Barça ganó contra el Leeds en septiembre de 1971.

SALIDA ABRUPTA

NOTICIAS RELACIONADAS

Le dio mucho al Barça, pero su salida, en 1978, fue abrupta. La causa, una salida nocturna junto a Carles Rexach después de una derrota del equipo blaugrana en Burgos. Rinus Michels decidió apartar a Marcial del equipo y el jugador acabó siendo traspasado al Atlético de Madrid, equipo con el que todavía rindió a un buen nivel durante tres temporadas antes de colgar las botas y con el que consiguió un curioso registro, marcar dos goles de falta, uno con cada pierna, en un mismo partido. Su víctima, curiosamente, fue el Barça. Y no es el único registro que tiene Marcial en su haber. El asturiano también es el único futbolista de Primera capaz de marcar contra el Real Madrid con cuatro equipos distintos (Elche, Espanyol, Barça y Atlético de Madrid).