Los supermercados empiezan a limitar las ventas de aceite de girasol por la guerra de Ucrania

Los supermercados empiezan a limitar las ventas de aceite de girasol por la guerra de Ucrania

Los supermercados han empezado a limitar las ventas de aceite de girasol, un producto elaborado a partir de unas semillas que en su mayoría procedían de Ucrania. Mercadona, por ejemplo, anunciaba este jueves a las puertas de sus establecimientos que los clientes solo podían comprar un máximo de cinco litros de este producto. No es el único caso, ya que la enseña Vegalsa-Eroski también ha anunciado la limitación de ventas de aceite. 

Las empresas valencianas no tienen a nivel general unos lazos comerciales muy estrechos con Ucrania y Rusia, pero algunas actividades concretas sí adquieren en estos mercados algunos productos básicos para sus actividades. Es el caso del aceite de girasol. Las firmas valencianas compran en Ucrania el 60% de las semillas de las que posteriormente obtienen el aceite, por lo que el conflicto bélico ha tensionado el acceso a esta materia prima.

Así lo asegura a Levante-EMV José Vicente Herrero, gerente general de Productos Velarte: «Si la guerra se recrudece vamos a tener que buscar alternativas al uso estandarizado del aceite de girasol en algunos productos», explica. Para capear esta escasez, Herrero detalla que su compañía planea «centralizar la producción en grandes tiradas», priorizando sus productos estrella.

Asimismo, otro de los efectos de la menor oferta de semillas de girasol es que tendrán que recurrir a otras alternativas «como el de palma o el de colza», dice el gerente de Velarte. Herrero admite que son dos variedades difícilmente comercializables, pero las defiende asegurando que «se ha evolucionado mucho en estos productos». En todo caso, «es mejor eso que la otra opción, que es dejar lineales vacíos». Pese a las estrecheces actuales, Herrero descarta desabastecimientos en supermercados.

Sin embargo, sí que indica que también podría haber problemas logísticos cuando se recupere el flujo, lo que prevé que suceda ya de cara a 2023. «Durante la pandemia no había capacidad logística ante flujos tensos y ahora puede pasar lo mismo, que en junio se agolpen todos los pedidos a la vez y durante cinco o seis semanas tengamos que acostumbrarnos a la escasez».

NOTICIAS RELACIONADAS

Según señala un informe de Cámara Valencia sobre el impacto de la guerra en las exportaciones, dentro de Europa los mercados alternativos para estas firmas como Velarte serían Hungría, Bulgaria, Rumanía y Serbia, mientras fuera de territorio comunitario señalan a Argentina y Bolivia como alternativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.