Los mejores deportistas rusos, contra la invasión de Ucrania: «No a la guerra»

Los mejores deportistas rusos, contra la invasión de Ucrania: «No a la guerra»

El mundo del deporte se ha puesto de acuerdo, en un consenso rara vez visto en las principales instituciones que lo rigen, para transformar en castigos ejemplares su desprecio a la guerra que ha decidido iniciar el gobierno ruso en Ucrania.

Esta era una circunstancia con la que muy probablemente ya contaba Vladímir Putin. Y huelga decir que era un desenlace que no le importaba demasiado. Lo que quizá no esperaba el dirigente ruso era con la contestación interna que iba a recibir su delirio bélico.

En una nación de corte autoritario y de limitada libertad de expresión, muchos de los principales deportistas rusos están alzando la voz para posicionarse claramente en contra de la invasión de Ucrania.

El inicio de este conflicto ha coincidido, curiosamente, con el ascenso de Daniil Medvedev al número uno del ranking ATP, siendo el segundo tenista distinto a Rafa Nadal, Roger Federer y Novak Djokovic que lo logra en 18 años, después de que Andy Murray lo lograra durante unos meses en 2016.

Podría haber sido, en fin, un gran instrumento de propaganda para el régimen ruso. Sin embargo, el vigente ganador del US Open se ha posicionado en contra de la guerra iniciada por Putin.

«Hoy quiero hablar en nombre de todos los niños del mundo. Todos tienen sueños, su vida está empezando […]. Por eso quiero pedir la paz en el mundo, la paz entre países«, publicó el nuevo número uno del mundo en su cuenta de Instagram.

Mucho más directo fue Andrey Rublev, que actualmente ocupa la sexta posición del ranking ATP. La semana pasada, tras superar los cuartos de final del torneo de Dubái (que acabó ganando) aprovechó la clásica costumbre de firmar una de las cámaras para lanzar su mensaje.

«No war please«. «No a la guerra, por favor», escribió el ruso. Un mensaje similar al que expresó Yevgeny Kafelnikov, primer número uno ruso de la historia, en sus cuentas social: «STOP the WAR».

Mucho más directa todavía fue Anastasia Pavlyuchenkova, 14ª del ranking WTA: «Siempre he representado a Rusia. Es mi casa y mi país. Pero ahora tengo mucho miedo, al igual que mis amigos y familiares. No me asusta mostrar mi posición, estoy en contra de la guerra y la violencia. Los motivos personales o políticos no pueden justificar la violencia».

Debate en el tenis

Estos mensajes son previos a un debate que vive ahora mismo el tenis sobre qué hacer con los competidores rusos, después de la petición del Comité Olímpico Internacional de que no se permita competir a deportistas de Rusia y Bielorrusia en competiciones internacionales.

En este contexto, la tenista ucraniana Elina Svitolina se negó en la madrugada del lunes al martes a enfrentarse a la rusa Anastasia Potapova en Monterrey, solicitando a los organizadores del tenis mundial que retiren cualquier símbolo nacional de rusos y bielorrusos.

«No culpo a ninguno de los tenistas rusos. No son responsables de la invasión de nuestra patria. Además, deseo reconocer a todos los jugadores, especialmente a los rusos y bielorrusos, que valientemente expresaron su posición contra la guerra. Su apoyo es esencial», señaló Svitolina.

Fútbol

Fuera del tenis, quizá el mensaje más llamativo ha sido el del ex futbolista del Celta Fedor Smolov. El ariete ruso es una de las estrellas del equipo nacional, recientemente excluido de la carrera por el Mundial y además juega actualmente en la liga local, en el Dinamo de Moscú.

Pese a todas estas circunstancias, Smolov no dudó en expresar en sus redes sociales un rotundo «No a la guerra», escrito en ruso.

Significativo fue también el gesto de Aleksej Miranchuk, ruso que comparte vestuario en el Atalanta con el ucraniano Ruslan Malinovskiy. El pasado jueves marcó un gol que no celebró y desde el club confirmaron la cercanía con la que ambos están viviendo esta situación: «Mientras la guerra empezaba, se abrazaron en el vestuario y el resto nos sumamos. En nuestro vestuario está el ejemplo de que estos pueblos puedan convivir en paz«.

En la Primera División española solo hay un futbolista ruso, aunque criado en España: Denis Cheryshev. El extremo internacional del Valencia no se ha pronunciado todavía acerca de la guerra, ni a favor ni en contra, aunque sí lo ha hecho su padre Dmitri, ex jugador del Sporting de Gijón.

«Hay tristeza en su cara cuando hablamos. No estamos viendo las noticias, intentamos centrarnos en el fútbol. La guerra es una cosa mala, es muy doloroso para todo el mundo», señaló el ex delantero ruso en Cope.

Uno de los posicionamientos contrarios más contundentes es el formulado por Pavel Sivakov, nacido en Italia, criado en Francia pero que compite bajo la bandera de Rusia, el país de nacimiento de sus dos progenitores.

«Estoy totalmente en contra de la guerra y todos mis pensamientos están con la gente ucraniana. Quiero que todo el mundo entiendo que la mayoría de rusos solo quiere paz y que no debemos ser objeto de odio por nuestro origen. Paz«, publicó el corredor del Ineos en sus redes sociales.

NOTICIAS RELACIONADAS

El posicionamiento de todos estos ídolos deportivos sin duda puede contribuir al rechazo interno de los rusos a la guerra, pese a la represión que ya está ejerciendo el régimen de Putin, con miles detenidos en protestas contra la invasión de Ucrania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.