Laporta activa la palanca salvadora

Laporta activa la palanca salvadora

Salvados por la campana. La popular ‘sitcom’ de principios de los 90 podría dar también título al apasionante ‘thriller’ en que se ha convertido el día a día del Barça. El club blaugrana está inmerso en una vorágine de emociones con Laporta como actor principal. El presidente se ha empeñado en resucitar a un club moribundo para volver a ponerlo en la élite deportiva, institucional y económica. Y, para conseguirlo, está aplicando soluciones de emergencia. Tomando decisiones arriesgadas para reflotar una entidad que se está jugando su futuro. Desde su regreso al palco, Laporta ha dedicado todas sus horas (y más) a intentar darle la vuelta a una situación dramática. Y, no sin dificultades, muchas dificultades, lo está consiguiendo. Desbloqueó el imprescindible Espai Barça y ahora ha activado la primera palanca que debe dar oxígeno financiero.

Este jueves, finalmente, se firmó la cesión de un 10 por ciento de los derechos de televisión por 25 años al fondo de inversión estadounidense Sixth Street a cambio de 207,5 millones de euros, que generarán una plusvalía de 267 millones. Un dinero que, principalmente, se invertirá en cerrar el ejercicio 2021-22 con beneficios (se preveían unas pérdidas de unos 150 millones). Y el resto irá a reducir deuda. Con el objetivo de sanear al máximo las cuentas del club antes de activar la segunda palanca que permitirá acometer los principales fichajes, aligerar las salidas y conseguir fair play. Esta segunda palanca podría cerrarse la próxima semana, con la cesión de otro 15 por ciento de los derechos de televisión, también por 25 años, a otro fondo de inversión. En este caso se espera conseguir un ingreso de entre 330 y 400 millones de euros. Suficiente para afrontar el gran reto de construir un equipo competitivo. 

Laporta va camino de salvar al Barça, aunque sea en el último minuto. Y eso tiene, sin duda, mucho mérito, viniendo de dónde venimos. Algunos le acusarán de vender activos. Es verdad. Pero no hay otra solución que permita revertir la situación en tan poco espacio de tiempo. Había que actuar. Con celeridad. Y el presidente lo ha hecho. Ayer era optimista. Hoy, puede respirar tranquilo. Pero solo un rato. Porque ahora se enfrenta a otro reto gigantesco: fichar todo lo que le ha pedido Xavi. Tampoco será una tarea fácil: Lewandowski, Koundé, Bernardo Silva, Raphinha… Tiene dos meses para hacer la anunciada revolución de la plantilla. La revolución que debe hacer girar la versión 2.0 del círculo virtuoso.