La «pala del pizzero» o cómo reventar cajeros en pueblos pequeños de España

La «pala del pizzero» o cómo reventar cajeros en pueblos pequeños de España

En todos sus robos seleccionaban bancos situados en poblaciones de pocos habitantes, escasas medidas de seguridad y fácil acceso por autopista

La «pala del pizzero». Así llaman al método que una banda internacional utilizó desde 2019 para reventar con pólvora negra hasta siete cajeros automáticos ubicados en pequeños pueblos de provincias del noroeste del país, donde se apoderaron de alrededor de medio millón de euros.

La Guardia Civil, en colaboración con las policías de Bélgica y Rumanía, ha desmantelado a esta organización, una de las más buscadas de Europa, ya que había cometido al menos otros 15 ataques a cajeros automáticos con el mismo modus operandi en Francia, Alemania, Luxemburgo, Suiza y Rumanía, país de origen de los siete arrestados.

Según han informado a Efe fuentes de la Benemérita, la banda tenía en España uno de sus bastiones, donde actuaron por primera vez en el municipio leonés de Toral de los Vados, aunque su base de operaciones estaba en Ribadeo (Lugo).

En todos sus «palos» seleccionaban con anterioridad bancos situados en poblaciones de pocos habitantes, escasas medidas de seguridad y fácil acceso por autopista.

Para los asaltos utilizaban un coche robado unas horas antes. Para reventar los cajeros y hacerse con el dinero almacenado en su interior, ponían en práctica el método conocido como la «pala del pizzero», que consiste en introducir explosivos -en este caso, pólvora negra- en los cajeros y hacerlos estallar con un activador.

Base logística en Lugo

La explosión de cajeros en las provincias de León, Lugo, A Coruña y Asturias llevó a la Guardia Civil a crear un equipo de trabajo conformado por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) y la Unidad de Policía Judicial de la Comandancia de León, ha informado en una nota el instituto armado.

Los primeros pasos en la investigación relacionaron los hechos de características idénticas cometidos en el noroeste del país, además de confirmar que los responsables de los asaltos disponían de una rama logística asentada en Ribadeo (Lugo).

El pasado mes de octubre, la Guardia Civil detectó la entrada al país por carretera de una célula de la banda investigada, lo que suponía que estaban a punto de cometer un nuevo ataque sobre alguna entidad bancaria.

Los sospechosos fueron localizados y se citaron en la localidad de Ribadeo, desde donde realizaron varios desplazamientos por municipios cántabros y asturianos, fijando su próximo objetivo en San Claudio (Asturias).

Con el modus operandi habitual, se hicieron con un botín de 48.000 euros, pero fueron detenidos tras huir.

Operación internacional

Una vez desactivada la célula más activa, los investigadores se coordinaron con Europol y Eurojust para dar con el resto de integrantes de la organización en la llamada operación Berthelot.

NOTICIAS RELACIONADAS

Tras numerosas averiguaciones facilitadas por la colaboración internacional, el resto de arrestos se produjeron en Bélgica y Rumanía, país de origen de todos los investigados, y uno en España, concretamente en el municipio madrileño de Torrejón de Ardoz.