La NASA condena a China por su cohete fuera de órbita

La NASA condena a China por su cohete fuera de órbita

El país asiático no compartió información sobre la ruta seguida por los desechos espaciales

La Agencia Espacial de Norteamérica ha juzgado estos hechos

El pasado 24 de julio, China se jactaba de lanzar un cohete Long March 5B al espacio con una carga muy preciada: un módulo para su ambiciosa estación espacial. El módulo permitiría realizar nuevos experimentos y además añadía un módulo de dormitorios.

Los restos del cohete chino, poco después, hicieron una reentrada descontrolada en la atmósfera terrestre sobre el sudeste asiático. La mayor parte se quemaron en la atmósfera al caer, por lo que no ha habido que lamentar víctimas, pero muchos han querido culpar a China por su mala actitud a la hora de no tener solidaridad con el resto del planeta. Algo a lo que se ha sumado la NASA:

«La República Popular China (RPC) no compartió información específica sobre la trayectoria de su cohete Long March 5B al caer a la Tierra. Todas las naciones que realizan actividades espaciales deberían seguir las mejores prácticas establecidas, y hacer su parte para compartir este tipo de información por adelantado para permitir predicciones fiables del riesgo potencial de impacto de desechos, especialmente para los vehículos pesados, como el Long March 5B, que conllevan un riesgo significativo de pérdida de vidas y propiedades. Hacerlo es fundamental para el uso responsable del espacio y para garantizar la seguridad de las personas aquí en la Tierra» explicaba Nelson, uno de los altos directivos de la NASA.

NOTICIAS RELACIONADAS

De esta manera, China ha actuado de manera irresponsable según buena parte de la comunidad internacional.