La España de Scariolo desafía los pronósticos

La España de Scariolo desafía los pronósticos

La selección española de baloncesto masculino está concentrada desde este lunes en Córdoba, donde el jueves a partir de las 20.45 horas juega el tercer partido clasificatorio para el Mundial frente a Ucrania en el Palacio Municipal de los Deportes Vista Alegre en Madrid. En el Mundial de 2023 España defiende título después de ganar en 2019 aunque los pronósticos de Betfair escenifican el cambio de ciclo inevitable tras dos décadas doradas.

Empieza la era post hermanos Gasol (especialmente post Pau) y que España gane su tercer Mundial cotiza con una probabilidad implícita del 8%, muy lejos de los vaticinios que se le supone a un vigente campeón. Según los pronósticos de Betfair, el equipo de Scariolo genera la misma confianza que Grecia y es superada por primera vez en muchos años por Serbia o Eslovenia. Que Serbia gane tiene un 14% de probabilidades implícitas mientras que los eslovenos emergen como terceros favoritos con una cuota que le otorga un 10% de probabilidades implícitas.

Y todo porque muchas incógnitas rodean al equipo español para 2023 con la lesión de Ricky Rubio o la falta de líderes como dos claves a solucionar en el futuro. Tampoco ayuda el hecho de que la hornada española en la NBA está lejos de ser relevante y líderes del combinado de 2019 verán cómo la edad puede pasarles factura.

Histórica triple sede

La sede del Mundial será una de las grandes novedades para la historia del baloncesto internacional. La FIBA hizo pública en 2017 su decisión de que la edición de 2023 se dispute en Filipinas, Japón e Indonesia, tras desestimar la candidatura conjunta presentada por Argentina y Uruguay. Será la primera ocasión en la que un Mundial de Baloncesto se dispute en tres países distintos al mismo tiempo. Con esta decisión se mantiene la tendencia de la Federación Internacional de que distintas naciones alberguen el mismo acontecimiento, como lleva ocurriendo con el Eurobasket en las dos últimas ediciones. Asia trae grandes recuerdos a España ya que en Japón y China es donde ha conquistado sus dos mundiales.

En esta ocasión, además, se hace partícipes a dos pequeños países como Filipinas e Indonesia en los que, sin embargo, hay una gran afición al baloncesto. Será el momento entonces también de comprobar el nivel de jugadores que Estados Unidos lleva para la cita mundialista. El último precedente fue una de las actuaciones más discretas de la historia del baloncesto estadounidense cayendo en Cuartos de final del Mundial de China de 2019, algo que no sucedía desde la edición de 2002. Un rotundo fracaso para los analistas.

Quizá el hecho de querer quitarse esa espina y, por supuesto, el nivel de jugadores estadounidenses, hacen que los apostantes de Betfair vean claro que Estados Unidos no volverá a fallar o será difícil que así suceda. Que Estados Unidos se lleve el Mundial de 2023 tiene un 56% de probabilidades implícitas siendo la cuota más factible de todas.

Estados Unidos y su venganza de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS

El último Mundial fue la cuarta vez que en un campeonato a nivel mundial (Juegos Olímpicos o Mundiales), que Estados Unidos quedó fuera del podio: Yugoslavia 1970, Filipinas 1978, Estados Unidos 2002 y China 2019 -en los JJOO de Moscú 1980 no participó-. Justo antes de caer en 2019 habían estado invictos 13 años -siempre contabilizando los encuentros en los que EE.UU. utilizó jugadores que militan en la NBA- ostentó la escalofriante suma de 58 victorias de manera consecutiva. Durante ese período ganó dos Copas del Mundo (Turquía 2010 y España 2014) y 3 medallas de oro (Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.