¿Hasta dónde va a llegar la guerra de Rusia contra Ucrania?: dos expertos, 10 respuestas

¿Hasta dónde va a llegar la guerra de Rusia contra Ucrania?: dos expertos, 10 respuestas

Rusia ha invadido parte de Ucrania, ha bombardeado sus infraestructuras y realizado desembarcos en diversas zonas del país. La guerra es ya una realidad. Pero la escala final y las consecuencias para el país y para el resto del mundo se escriben a cada instante. La incertidumbre es alta. Para ver cuáles son los escenarios que se pueden esperar, EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, diario que pertenece a este mismo grupo, ha preguntado a dos expertos: Karel Lanoo, director del think tank europeo CEPS y Julio Guinea, profesor de Derecho Internacional Humanitario y Derecho de la Unión Europea de la Universidad Europea.[Siga aquí las últimas noticias en directo sobre la guerra en Ucrania]

¿Existe el riesgo de que la guerra se extienda a los países vecinos de Ucrania?

Karel Lanoo: Es incierto, pero hay que tener en cuenta que esta ya es una guerra internacional, porque Bielorrusia está también en la guerra contra Ucrania. No es un país sino dos los que atacan. No es difícil pensar en que los problemas se extiendan a las fronteras de los países con los que hay frontera. Para empezar, el territorio de Transnistria [separado de facto de Moldavia y donde Rusia mantiene tropas], Rumanía, Hungría, Polonia, Eslovaquia… Es fácil pensar en un incidente que trascienda esas fronteras.

Julio Guinea: Sí. Podría extenderse si la violencia escala en intensidad. Sabemos que Putin va a intentar organizar una guerra lo más sucia posible, porque está lanzando propaganda y desinformación para defender sus tesis En el momento en que la comunidad internacional quiere frenar los pies a Rusia y actúe militarmente la guerra podría extenderse a otros estados.

¿Qué puede hacer la OTAN ahora teniendo en cuenta que Ucrania no es miembro de la Alianza?

Karel Lanoo: Siempre puede asistir a un país que esté en una situación problemática. ¿No intervenimos en Irak o Afganistán? Si hay una resolución, por ejemplo de Naciones Unidas. El problema es que todo el mundo tiene miedo a Vladimir Putin.

Julio Guinea: Si quisieran, los estados miembros de la OTAN podrían declarar la guerra a Rusia, por separado, como hicieron cuando en 1939 Alemania y la URSS invadieron Polonia.

¿Serán efectivas las sanciones europeas? 

Karel Lanoo: Habría que congelar todos los activos de los oligarcas conectados con Putin en todos los Estados Miembros. Si tienen una casa, se expropia; si tienen un barco en Barcelona, se confisca.

Putin tenía un barco en el puerto de Hamburgo que los alemanes dejaron que se llevara hace una semana. Muchos millonarios rusos se benefician de las libertades que tenemos en Europa y que no se permiten en Rusia.

Se puede exigir al director ruso Valery Gergiev de la Ópera de Milán, conocido amigo del presidente Vladimir Putin, que exprese su posición a favor de una solución pacífica al ataque a Ucrania o, de lo contrario, le sustituyan.

Julio Guinea: No. Llevan realizándose desde 2014. Es como cuando tomas un poco de arsénico poco a poco, al final el cuerpo se acostumbra y no te mueres. Rusia está acostumbrada y cada vez que la sancionamos se echa más en brazos de China, se aleja de la UE y se radicaliza en sus postulados.

¿Cuál sería la vía para impedir que el Kremlin siga adelante?

Karel Lanoo: La mejor sanción sería una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, idealmente con China dentro. Rusia lo podría vetar, pero el mensaje estaría claro. China tiene incentivos para apoyarlo: tiene frontera con Rusia y no quiere mandar la señal de que las fronteras de los países se pueden violar arbitrariamente. 

¿Pretende Putin hacerse con el control del país colocando un Gobierno afín en Kiev?

Karel Lanoo: La mejor sanción sería una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, idealmente con China dentro. Rusia lo podría vetar, pero el mensaje estaría claro. China tiene incentivos para apoyarlo: tiene frontera con Rusia y no quiere mandar la señal de que las fronteras de los países se pueden violar arbitrariamente. 

¿Cuáles serán las consecuencias económicas del conflicto a corto y largo plazo?

Karel Lanoo: Depende mucho de si se queda el conflicto dentro de las fronteras de Ucrania o no. Ucrania es ‘peccata minuta’ económicamente hablando para la economía global. Lo mismo Rusia. Pero si el conflicto se descontrola, entonces sí es peligroso.

Julio Guinea: Serán desastrosas, en primer lugar para Ucrania, porque la guerra va a devastar al país. Afectará en el terreno agrícola porque es uno de los graneros de Europa.

¿Qué va a pasar con el trigo o el maíz producido en las tierras negras ucranianas? Subirán las materias primas y el precio del gas. Si el gas llega racionado por el Nord Stream 2 tendremos que ceder parte de nuestras reservas o ayudar a nuestros vecinos del norte y encarecerá nuestra energía. Una guerra en el otro extremo de Europa, a España le hace daño.

Tendremos que enviar ayuda humanitaria pero, además, como miembros de la Alianza tendremos que poner soldados sobre el terreno para frenar las ambiciones de Rusia.

¿Se trata de una guerra convencional o debemos esperar ataques híbridos o de otro tipo? 

Karel Lanoo: A Putin no le importa usar todas las opciones a su alcance. Es capaz de tomar como rehén la planta de Chernóbil, como ha hecho, para amenazar con hacer explotar la capa de cemento que la recubre como amenaza a Europa.

Julio Guinea: La guerra está avanzando por el frente convencional al haber tropas sobre el terreno para hacerse con las infraestructuras y acabar con el potencial de resistencia militar pero, además, está la vía de la contra-verdad. Es una guerra híbrida con desinformación y ataques informáticos. Es un nivel de sofisticación adicional a las guerras decimonónicas, donde solo había soldados y metralletas.

¿Deberíamos prepararnos para una nueva crisis de refugiados si la guerra se alarga? 

Karel Lanoo: Si se prolonga, seguro; pero de momento parece que está limitada. 

Julio Guinea: Sí. Absolutamente. Ese es otro de los elementos que busca Putin, desestabilizar a la UE con otra crisis adicional, bombardearla con más nacionalismo, hacer que fracase con su precaria política migratoria. Es previsible que haya grandes masas de población civil huyendo de un conflicto.

¿Ha mostrado Occidente impotencia a la hora de enfrentarse a Putin?

Karel Lanoo: La clave era actuar unidos y no ha sido así. Ha habido visitas por separado de Viktor Orbán, primer ministro húngaro; de Emmanuel Macron, presidente francés; y de Olaf Sholz, canciller alemán. Además, no tenemos un ejército europeo. Necesitaríamos 60.000 soldados y no se quiere ni cumplir con lo pedido por Josep Borrell, 5.000. 

Julio Guinea: La fuerza de la UE para esbozar su diplomacia es muy débil. EEUU tiene un teléfono rojo entre el Kremlin y la Casa Blanca y Biden y Putin hablan sin problema, pero a Borrell no lo ven como un interlocutor con capacidad de actuación. Putin ha dividido a los miembros de la UE, por mucho que de cara a la galería den imagen de unidad. Borrell está atado de pies y manos.

¿Por qué ha fracasado la vía diplomática?

Karel Lanoo: Porque no se puede cambiar el modo de pensar de ese hombre. Putin ha planificado cuidadosamente esto durante mucho tiempo. Convive con frustraciones respecto a la Unión Soviética y Ucrania desde hace mucho. Algunos dicen que es un psicópata. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Julio Guinea: Claro. Nuestra diplomacia es pequeña comparada a un gigante como Rusia. Ahora no podemos hablar de tú a tú a Rusia. La política exterior de la UE es muy ampulosa, pero tiene un motor de dos caballos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.