Gouiri guía al Niza hasta la final

Gouiri guía al Niza hasta la final

El Niza no dio pie a la épica y se clasificó para la final de la Copa de Francia después de eliminar al Versailles, un club de la Cuarta División del fútbol galo que besó la lona tras caer 2-0 con los goles de Amine Gouiri y de Kasper Dolberg.

FICHA TÉCNICA

Copa Francia

NIZ

VER

Niza

Bulka; Lotomba, Todibo, Rosario, Bard (Daniliuc, 79’); Boudaoui (Brahimi, 60’), Lemina, Thuram (Schneiderlin, 82’), Stengs; Delort (Dolberg, 60’), Gouiri (Guessand, 79’).

Versalles

Delaunay; Durand de Gevigney, Akueson, Diouf (Brun, 74’); Pham Ba, Vieira (Fardin, 89’), Diarrassouba, Traoré (Savane, 89’); Alledji (Touré, 58’); Michel, Djoco (Ibayi, 58’).

Goles

1-0 M. 48 Gouiri. 2-0 M. 73 Dolberg.

Árbitro

Letexier. TA: Bard (15’), Boudaoui (32’)/ Alledji (41’).

Estadio

Allianz Riviera. Unos 33.000 espectadores.

El Niza, verdugo del París Saint-Germain en octavos de final (en los penaltis) y del Olympique Marsella en cuartos (4-1), peleará por levantar su cuarto título. No gana la Copa de Francia desde la temporada 1996/97, cuando superó en la tanda de penaltis al Guingamp. Desde entonces, jamás se ha asomado a una final y 25 años después, ante el Mónaco o el Nantes, intentará romper su sequía ganadora.

El Versailles, que llegó hasta las semifinales después de eliminar al Olympique Lumbrois, al Poissu, al Sarre Union, al La Roche, al Toulouse y al Bergerac en un largo camino épico, aguantó el envite 45 minutos, en los que resistió los pocos intentos del Niza, muy espeso y gris en el primer acto.

Los hombres dirigidos por Christophe Galtier reaccionaron tras pasar por los vestuarios y a los tres minutos acabaron con la resistencia de su rival. Gouiri, con un gran disparo desde el borde del área, abrió el marcador para colocar en la UVI al Versailles, que no tuvo capacidad para reaccionar.

NOTICIAS RELACIONADAS

A falta de veinte minutos para el final, el mismo Gouiri asistió a Dolberg, que sentenció el duelo y dio el pase a la final a su equipo, que sueña con una victoria que se le niega desde un cuarto de siglo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.