España alcanza la cima en el Eurobasket sub-20

España alcanza la cima en el Eurobasket sub-20

Tercer oro europeo para una selección que no lo lograba desde hacía 5 años

El blaugrana Michael Caicedo, de los más destacados de la final y del torneo

La selección española sub-20 de baloncesto ganó a Lituania (61-69) y consiguió su tercer Europeo de la categoría con el gobierno de Juan Núñez, que lideró a una nueva generación de jóvenes jugadores en la que nombres como Millán Jiménez, Rubén Domínguez, Michael Caicedo o Miguel Allen sonarán fuerte en un futuro no muy lejano.

FICHA TÉCNICA

Eurobasket sub-20

LIT

61
________________
69

ESP

ALINEACIONES

Lituania (17+18+18+6)

Jarusevicius (4), Kiudulas (4), Marciulionis (6), Rubinas (8), Rubstavicius (15) -cinco inicial- Budrys (-), Butka (11), Montvila (2), Pivorius (3), Preibys (-), Stenionis (7) y Tamulevicius (1).

España (26+14+13+14)

Alderete (2), Caicedo (13), Etxeguren (5), Jiménez (3), Juan Núñez (11) -cinco inicial- Montesdeoca, Díaz (6), Domenech (4), Rubén Domínguez (17), Ferrando (2), Huguet (-), Allen (6) y Peñarroya (-).

Árbitros

W. Liszka (Polonia), A. Kardaris (Grecia) y T. Bissuel (Francia). Sin eliminados.

Pabellón

Bemax Arena de Podgorica (Montenegro).

Más de un lustro después de la última victoria de España en un Europeo sub-20 (Helsinki 2016), los chicos de Joaquín Prado se enfrentaron al reto de volver a ganar a Lituania para firmar su tercer título de la historia. Ya en la fase de grupos, España se mostró bastante superior a su rival de la final con una victoria que inició la serie de seis consecutivas con las que llegó invicto al duelo por la medalla de oro.

Lituania, más errática en la fase de grupos tras dos derrotas, despertó a tiempo para llegar al duelo por el título. Además, fue capaz de deshacerse en semifinales del anfitrión, Montenegro, una de las selecciones más peligrosas. En parte, gracias a Mantas Rubstavicius, máximo anotador del torneo con 123 puntos a lo largo de seis encuentros. Sin duda, era el hombre al que España tenía que frenar para acercarse al triunfo.

Y no empezó mal. Sobre todo, al ritmo de Michael Caicedo, que comenzó el primer cuarto enchufadísimo. Prácticamente anotó diez puntos casi seguidos. Acabó con un cien por ciento de aciertos en todos sus lanzamientos. Gracias al jugador del Barcelona, España tomó tierra de por medio y llegó a tener una ventaja máxima de catorce puntos que se difuminó en el tercer cuarto.

Rubstavicius y Dovydas Butka afinaron su puntería y Lituania inició su remontada en el marcador. España, fallona, acumuló hasta cinco minutos consecutivos sin anotar y, por primera vez en el partido, Lituania se puso por delante. Incluso llegó a tener una ventaja de cuatro puntos (48-44), pero el combinado de Prado reaccionó a tiempo para igualar el choque antes del cuarto final.

Empatados a 48, España y Lituania se jugaron el título en los últimos diez minutos. Entonces, apareció Rubén Domínguez, que suplió la menor anotación de Juan Núñez a base de triples. Aún así, España no tenía nada asegurado. A falta de tres minutos, ganaba por uno (61-62). Incluso tuvo la oportunidad de ponerse por delante, pero Aitor Etxeguren firmó un tapón espectacular que seguidamente hizo bueno Miguel Allen con un mate de exhibición (61-64).

NOTICIAS RELACIONADAS

Entonces, apareció Núñez para dejar su sello. El mejor de España este torneo con permiso de Caicedo, de Millán Jiménez y de Rubén Domínguez, culminó una bandeja imposible que dio a España medio título. Con cinco puntos de ventaja, un error de Lituania y balón para España a falta de un minuto, todo estaba finiquitado. No hubo milagro báltico y España firmó el tercer título de la historia para encumbrar a una nueva generación.