Escolà: el ‘catedrático’ del fútbol

Escolà: el ‘catedrático’ del fútbol

De fútbol exquisito, inteligente y efectivo, llegó con 19 años y colgó las botas con 34. Fue capitán y toda una leyenda

Fichó por el Barça como amateur, procedente del Sants, y se convirtió en un puntal del equipo en tiempos de postguerra

Josep Escolà llegó a la disciplina azulgrana como jugador amateur. En las filas del Sants había demostrado su exquisita calidad y, sobre todo, su facilidad goleadora. Dos rasgos que, en un jugador de 19 años, despertaron el interés del FC Barcelona desde hacía un tiempo. Apodado el ‘Catedrático del fútbol’ por su clase en el juego y su distinguida figura en el campo, fue uno de los mejores jugadores catalanes de la historia.

Firmó su primer contrato profesional el 22 de agosto de 1934, con 19 años, en su propio domicilio y asistido por su padre Ramon. El Barça le ofreció un sueldo mensual de 450 pesetas más “los estímulos que benefician a los jugadores profesionales al servicio del Club dentro de cada temporada”. Igualmente, se le ofreció una cantidad de 7.000 pesetas en el momento de la firma y se le prometieron 5.000 pesetas en caso de una primera renovación y 3.000 en caso de una segunda ampliación.

Escolà escogió el Barça porque era el club ideal para despegar y en el que se podía conseguir la gloria, aunque sintió un profundo pesar al dejar atrás al Sants. Fue barcelonista hasta le temporada 1948-49, con un paréntesis de tres años: dos en el fútbol francés (Sète) y uno suspendido por las autoridades franquistas por no regresar a España después de la gira que hizo con el Barça por México y Estados Unidos entre mayo y octubre de 1937.

Capitán y leyenda azulgrana

El ’Catedrático del fútbol’, que fue capitán y leyenda azulgrana, destacó por su fútbol exquisito, inteligente y efectivo. En un partido amistoso contra el Irún, el 7 de julio de 1935, en Les Corts (11-1), anotó nueve goles, seis en el primer tiempo. Las lesiones terminaron retirándolo del fútbol, aunque siguió vinculado desde el banquillo. Dirigió al Badalona, Sabadell, Castellón y Levante, dejándolo la temporada 1956-57 por una enfermedad.

NOTICIAS RELACIONADAS

De todas formas, Escolà todavía hizo un último servicio al fútbol y a su querido FC Barcelona haciéndose cargo del fútbol formativo entre 1957 y 1979. Durante este tiempo aportó su experiencia y sabiduría en distintas ocupaciones y responsabilidades.

About The Author