El PP se reúne para dar luz verde al congreso extraordinario que abrirá la era Feijóo

El PP se reúne para dar luz verde al congreso extraordinario que abrirá la era Feijóo

El líder del PP, Pablo Casado, presidirá este martes su última reunión de la Junta Directiva Nacional del PP, una órgano integrado por más de 400 cargos que aprobará la hoja de ruta hasta el congreso extraordinario de los días 2 y 3 de abril, en el que se abrirá una nueva etapa en el partido liderada por Alberto Núñez Feijóo.

Una hora antes está prevista una reunión del Comité Ejecutivo que ratificará las dimisiones de la última semana, como la de Teodoro García Egea como secretario general del PP y la de Andrea Levy al frente del Comité de Derechos y Garantías.

En esa reunión del Comité Ejecutivo también se dará luz verde al nombramiento de Cuca Gamarra, portavoz del Grupo Popular en el Congreso, como coordinadora del partido hasta el cónclave y la designación de un nuevo presidente del órgano disciplinario, ya que «no se puede haber ese vacío de poder» en este periodo congresual, según han señalado a Europa Press fuentes ‘populares’.

Sevilla como ciudad preferida para el cónclave

La Junta Directiva del PP -fijada a las 12.00 horas y que se celebrará en un hotel madrileño para poder acoger a los más de 400 miembros que la componen- dará luz verde a la convocatoria del congreso extraordinario de los días 2 y 3 de abril. Fuentes del PP han indicado a Europa Press que Sevilla es una de las ciudades que cuenta con más opciones de acoger ese cónclave.

Será la última Junta Directiva de Casado y allí tendrá oportunidad de ofrecer un discurso, en un momento en que ya ha acordado con los ‘barones’ del PP que no optará a la reelección y que será presidente hasta el congreso extraordinario. Fuentes de la cúpula del PP auguran que hará una intervención «emotiva», en la que podría hacer «balance» de sus más de tres años al frente del partido, que cogió cuando Ciudadanos pisaba los talones al PP.

En el orden del día de esa reunión reza textualmente: excusas; lectura y aprobación, en su caso, del acta de la sesión anterior; convocatoria del XX congreso nacional extraordinario del PP; informe del presidente nacional; y ruegos y preguntas. Se prevé que, a diferencia de las últimas reuniones de la Junta Directiva, en esta ocasión haya más cargos de lo habitual que pidan la palabra acogiéndose a ese último punto.

Además, en esa Junta Directiva se dará luz verde los detalles del congreso extraordinario, con la aprobación del comité organizador del mismo, que va a presidir el eurodiputado valenciano Esteban González Pons. Ese órgano estará compuesto por al menos un miembro designado por cada organización territorial, según acordaron Casado y los ‘barones’ del partido en la reunión que celebraron el miércoles por la noche en Génova.

La decisión de Feijóo

Aunque el presidente de la Xunta de Galicia aún no se ha postulado públicamente, cuenta ya con el respaldo de los demás ‘barones’ territoriales y el grueso de cargos del partido, que ven en él un «referente» para superar la profunda crisis interna que ha vivido el partido estos últimos 10 días.

Feijóo, que ha agradecido el apoyo recibido, ha asegurado este lunes que anunciará su decisión «a partir del miércoles». Fuentes consultadas por Europa Press apuntan que, en esta ocasión, podría no agotar los plazos e informar a los suyos de su decisión antes de que acabe esta semana. Lo previsible es que lo haga en Galicia y el formato que ha elegido en ocasiones anteriores -como en 2018, cuando finalmente dejó pasar el tren a Madrid- fue el de la Junta Directiva gallega en un hotel compostelano.

Cuando lo confirme, al margen de trabajar en los equipos que le van a acompañar en Génova, Feijóo tendrá que preparar una sucesión en dos escenarios: el PP gallego (ostentar su Presidencia es incompatible con liderar el nacional) y la Xunta.

Transición ordenada

En su entorno descartan un adelanto electoral y tampoco consideran muy operativo compaginar Xunta y liderar el PP a largo plazo (aunque es legalmente compatible), pero lo que defienden es que el salto a Madrid no tiene que ser tampoco «inmediatísimo».

«Él siempre ha dicho que se puede hacer política nacional desde Galicia, no vemos la necesidad de tantas prisas», han remarcado las fuentes consultadas por Europa Press, dando a entender que él es partidario de los relevos «ordenados», además de recordar que también tiene vida personal y un niño pequeño.

Por eso, aunque la vía más lógica para que pueda hacer oposición a Pedro Sánchez en Madrid es el Senado -a través de una plaza por designación autonómica, que le permitiría encontrar hueco en las Cortes-, este paso no tendría que darse necesariamente de forma inmediata, justo después del congreso de abril.

NOTICIAS RELACIONADAS

Podría darse un periodo de transición mientras se atan los cabos del partido y de la Xunta en Galicia, aunque con unas municipales a la vuelta de la esquina la mayor parte de las fuentes coinciden en que habrá pocos movimientos y se respetarán los ‘galones’ de Feijóo, e incluso que dicho periodo se prolongue «unos meses». En todo caso, subrayan que, hasta que el dirigente gallego hable, todos los escenarios están abiertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.