El Gobierno prepara un plan de ahorro de energía pero no ve riesgo de suministro

El Gobierno prepara un plan de ahorro de energía pero no ve riesgo de suministro

Activa una ronda de encuentros con las patronales de petroleras, gasistas y eléctricas y también de las grandes industrias en busca de propuestas para recortar el consumo si es necesario por un corte de las ventas de gas ruso a Europa

Toda Europa está en alerta. La Unión Europea ve creíble la amenaza de que Rusia dé un paso más y aplique un corte total de suministro de gas a los estados miembros como una nueva medida de presión en pleno choque por la invasión de Ucrania. La tensión va creciendo por el miedo a que Rusia aproveche la parada técnica de 10 días para labores de mantenimiento en el gran gasoducto Nord Stream I, que arrancó este lunes, y decida no reabrirlo.

La Comisión Europea ultima un plan de contingencia con medidas específicas para hacer frente a un recorte de la llegada de gas ruso que presentará la próxima semana. A la espera de conocer las propuestas de Bruselas, el Gobierno español ya maniobra para rearmar un paquete de medidas propio para afrontar una situación de emergencia por falta de suministro energético en Europa.

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya advirtió explícitamente en el debate sobre el estado de la nación del riesgo de que Vladímir Putin utilice como “otra arma de guerra” un corte de suministro de gas hacia Europa y de las enormes consecuencias económicas que tendría.

Desde el Gobierno y el propio sector energético se subraya que para España no hay riesgo de seguridad de suministro por baja dependencia del gas ruso y por la diversificación de los países de origen de las importaciones. Pero incluso con el suministro garantizado, tanto Ejecutivo como grandes grupos energéticos alertan del golpe que supondría para la economía española un corte del gas ruso a través de una nueva espiral de subida de los precios energéticos.

El Gobierno reconoce que pretende lanzar un plan de ahorro energético en los próximos meses para prevenir este impacto económico, en el que se incluirán medidas de impulso del teletrabajo, de fomento del transporte público u otras como “bajar un poco la temperatura de la calefacción o subirla en el aire acondicionado”, así como acelerar el despliegue de renovables y del autoconsumo en edificios. “Debemos hacerlo y lo vamos a hacer”, sentenció el presidente.

Ronda de contactos energéticas

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha puesto en marcha una ronda de contactos con el sector energéticos y con sectores industriales directamente afectados por la crisis energética en busca de propuestas para ahorrar energía. El Gobierno ha convocado este jueves encuentros de alto nivel con las patronales de las eléctricas, de gasistas y de petroleras, con los agentes sociales CEOE y sindicatos, y con organizaciones de consumidores, según adelantó este miércoles El Periódico de España.

El Ejecutivo ha convocado a estas reuniones a las principales patronales de cada sector a Aelec (la patronal eléctrica que agrupa a Iberdrola, Endesa y EDP), a Sedigás (la patronal de todo el sector gasista y en la que está presente Naturgy) a la Asociación de Operadores Petrolíferos, AOP (que integra a los grandes grupos como Repsol, Cepsa, BP, Galp o Eni), y también a otras organizaciones sectoriales de la distribución de los combustibles. Para el encuentro con el sector petrolero está confirmada la presencia de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y a ella acudirán algunos de los primeros espadas de los grandes grupos, como el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, y el consejero delegado de Cepsa, Maarten Wetselaar.

En las reuniones -que llegan en pleno choque con las grandes energéticas por el nuevo impuesto que prepara el Gobierno para gravar sus beneficios extraordinarios durante los dos próximos años para recaudar 4.000 millones-, propuestas de ahorro de energía y la capacidad de respuesta de todos los sectores si se complica la crisis energética por un eventual corte de suministro de gas a Europa por parte de Rusia por la amenaza del gobierno de Vladímir Putin de aumentar la presión sobre la UE. El Ejecutivo pretende sondear a las compañías sobre medidas concretas para ayudar a otros países europeos trasvasando más gas o más combustible en caso de emergencia.

En los últimos días, la vicepresidenta Ribera ya ha mantenido reuniones para conformar un escudo ‘antiPutin’ con los gestores del sistema gasista Enagás y del sistema eléctrico Red Eléctrica, y junto a la ministra de Industria, Reyes Maroto, también ha mantenido un encuentro multitudinario con asociaciones industriales.

Almacenado el gas para 40 días

La Unión Europea ha puesto en marcha una estrategia para ir reduciendo su dependencia del gas ruso y está levantando un escudo para paliar el impacto de que el Kremlin decida cerrar el grifo, que incluye la obligación para los estados miembros de ir llenando sus almacenes de gas para blindar su consumo.

España está haciendo los deberes y ya supera los niveles de almacenaje marcados por la UE. El plan comunitario contempla llegar al 1 de agosto los almacenes de gas de cada país por encima del 71% de su capacidad y llegar al 1 de noviembre con un 80%. Los tres almacenes subterráneos españoles guardan ya gas equivalente a más de un 73% de su capacidad total, hasta casi los 25.900 gigavatios hora (GWh) almacenado, según los registros de Enagás, el operador del sistema gasista español.

Además de los almacenes subterráneos, el sistema gasista español también cuenta con seis plantas de regasificación operativas con posibilidad de almacenamiento adicional (gracias a las que España concentra un 34% de la capacidad de regasificación de toda Europa y un 44% de capacidad de almacenamiento de gas natural licuado, GNL, el que llega por barco).

Las seis plantas guardan actualmente otros más de 19.000 GWh de gas, el equivalente al 84% de su capacidad y el mayor registro de los últimos cinco veranos. En total, España cuenta actualmente con gas almacenado para cubrir las necesidades de consumo para 40 días de todo el país, según confirman fuentes de Enagás.

NOTICIAS RELACIONADAS

“Los almacenamientos en España son clave para abordar con gran serenidad estos tiempos que tiene Europa por delante ante los próximos meses”, subrayó este martes el consejero delegado de Enagás, Arturo Gonzalo Aizpiri. “España está cumpliendo como un alumno aventajado en las obligaciones de almacenamiento”. Desde Enagás y desde el Gobierno se insiste en que en plena crisis energética España no está en una situación de riesgo de seguridad de suministro y, frente a los problemas a los que se enfrentan otros países europeos, en el caso español “nada hace prever una situación de escasez”. “Europa está en un momento realmente dramático. España no lo está”, sentenció el CEO de Enagás.