El central tranquilo ¿Qué puede aportar Christensen al Barça?

El central tranquilo ¿Qué puede aportar Christensen al Barça?

Tuchel y Conte quedaron impresionados con su tranquilidad en las situaciones más exigentes

Su padre, «un portero un poco loco», sustituyó al mítico Peter Schmeichel en el Brondby

Andreas Christensen (25 años, Lillerød, Dinamarca) es de esos jugadores que se ganan a los entrenadores a las primeras de cambio. Los que han trabajado con él hablan de un tipo humilde, con una gran ética de trabajo y sobre todo tranquilo.

Cuando se incorporó a las inferiores del Chelsea en 2012 las únicas dudas no eran futbolistas. Tenía 16 años, un físico muy ligero y era extremadamente tímido. Acostumbrados a centrales como Terry, aquel perfil casaba menos con el arquetipo competitivo asociado a los ‘blues’. «Siempre tuvo una complexión atlética, pero era muy delgado», señaló su compañero de piso, Jesse Starkey, ahora en el Worthing en el Daily Mail.

Ese carácter, y honestidad en el juego, fue un aspecto que hace unas semanas Cesc comentó, en ‘Jijantes’, para referirse al futbolista. «Siempre digo que, a veces, le falta ser un poquito más cabroncete. Hoy en día en el fútbol, si tienes que meter, pues, sin agredir a nadie, metes. Hay que ser un poco más contundente».

Christensen sabe que se le tiene por un jugador tranquilo. Le viene de su madre, asegura. Su padre, exportero y más tarde entrenador, era otro cosa. «Su carácter era muy fuerte», reconoce el central. «Era portero, un poco loco. Yo sea probablemente más como mi madre, más relajado».

Sten Christensen llegó a ser un portero de élite en su país. Cuando el mítico Peter Scmeichel fichó por el Manchester United lo sustituyó en el Brondy. Más tarde se convirtió en entrenador y tuvo a sus órdenes a su hijo.

Andreas empezó jugando como delantero, continuó como lateral izquierdo y explotó como central. En el Chelsea pronto se ganó el respeto de todo por su profesionalidad. Incluso con 16 años con dos referentes en el primer equipo: David Luiz y John Terry.

«Yo diría que la primera vez que realmente vi el talento de mi hijo fue cuando tenía siete años. Cuando tenía el balón en los pies, no miraba hacia abajo. Miraba hacia arriba», llegó a decir Sten.

Casero incluso en días de celebraciones

Hace cuatro años, cuando firmó su renovación con el Chelsea, su padre le preguntó cómo celebrarlo. La respuesta incluso sorprendió a Sten. «Le pregunté si quería salir o ir a cenar fuera. Pero me dijo que no. Estaba pensando ya en el siguiente partido. Me dijo que solo quería ir a casa, pedir algo e irse a dormir».

Tras completar una cesión de dos temporadas en el Borussia Mönchengladbach, fue conquistando a entrenadores como Conte o Tuchel en el Chelsea. El momento de más dificultades llegó con un Lampard que no terminó de confiar en él.

Antes, en 2017, Conte le dedicó algunos de los mejores elogios de su carrera. «Christensen es quizás la mejor sorpresa del comienzo de temporada. Ha sido una sorpresa para mí, para el club, para sus compañeros y para los fans por la edad que tiene. No es fácil encontrar esta compostura y calma en un jugador tan joven. No lo olvido: ha jugado partidos grandes con una gran tranquilidad y concentración. Tenemos que estar contentos, creo que el Chelsea ha encontrado que puede tener una carrera parecida a la de los grandes centrales de la historia de este club».

Esa misma temporada fue titular ante el Barça y salió en la foto del gol de Messi en Stamford Bridge. En un balón dividido, se tiró al suelo, llegó tarde y el balón acabó en la portería. Conte defendió su actuación y habló de actuación «increíble».

También Tuchel recuperó la mejor versión del danés tras sustituir a Lampard. Con el técnico alemán ganó la Champions y demostró el mismo poso de tranquilidad en las situaciones más exigentes.

Thiago Silva se lesionó en el minuto 23 de la final, Christensen entró y completó una partido espectacular ante uno de los mejores ataques del mundo. En Inglaterra lo tienen claro: es uno de los mejores centrales de la Premier con el balón en los pies. «Es un jugador valiente, fuerte, inteligente y que le gustan los retos», sostiene Tuchel.

En el Chelsea ha demostrado ser un central moderno. Un defensa de pies rápidos, gran rango de pase, lectura de juego y concentración. Solo esta temporada y, ante la no renovación, Tuchel se ha mostrado crítico con el danés.

En enero dijo: «Creía que Andreas quería lo mismo que el club y que yo. Pero seguimos esperando la confirmación. Como él actúa sobre el terreno de juego es como debe hacerlo fuera de él y predicar con el ejemplo. Nos dice que ama el Chelsea y que se quiere quedar. Es parte fundamental de un club importante, pero queremos compromiso».

NOTICIAS RELACIONADAS

El central tranquilo -como se le conoce en Inglaterra- ha dejado el Chelsea. Le espera el Camp Nou la próxima temporada. En el Barça están convencidos de acertar con un fichaje estructural. Un central de presente y futuro.