El análisis: Carlos Sainz, subidón en el Dragon Khan

El análisis: Carlos Sainz, subidón en el Dragon Khan

Carlos Sainz ha conseguido su primera victoria en la Fórmula 1 después de una apasionante carrera, repleta de alternativas y en la que el halo salvó la vida de Guanyu Zhou

Checo Pérez, con una remontada brutal, y un renacido Lewis Hamilton le han acompañado en el podio

Sainz, que ha disputado hoy su 150º gran premio, ha logrado su primera victoria en la Fórmula 1 en el legendario circuito de Silverstone, uno de los templos del motorsport. En una carrera con constantes alternativas, repleta de incidentes y, sobre todo, tremendamente espectacular el madrileño se ha consagrado entre los grandes protagonistas del Mundial y ha conseguido un merecido triunfo que llevaba tiempo acariciando. Checo Pérez, con una remontada brutal, y un renacido Lewis Hamilton le han acompañado en el podio. Un brillante Fernando Alonso ha sido quinto.

CARLOS ENTRA EN LA HISTORIA DE LA F1

Después de once podios, 150 grandes premios y en su octava temporada en la F1 –debutó en el GP de Australia de 2015- Sainz se ha hecho en Silverstone un hueco en la historia de este deporte… con todo merecimiento. El madrileño, que es el 112º ganador de una carrera y el segundo piloto español en conseguirlo –después de las 32 de Fernando Alonso-, se ha consagrado en un gran premio espectacular. Tras acariciarlo en varias ocasiones, en Inglaterra ha podido rematar la faena con un triunfo justo, más que merecido, y que ha vuelto a evidenciar su ambición, carácter, confianza, constancia, inteligencia, trabajo y talento. Llegar a Ferrari fue un sueño tras pasar por varios equipos, siempre en franca progresión, ganar su primera carrera ha sido ascender otro peldaño del que ya hizo méritos con autoridad y éste camino le tiene que llevar a luchar por el título. 

SAINZ, EN UNA CARRERA DE OBSTÁCULOS

Canadá le devolvió la confianza y la pole la certificación de que era capaz de hacerlo. La bandera roja de la primera vuelta le dio una segunda oportunidad después de que Verstappen le robara la cartera en la salida y los problemas en el chasis de Max subsanaron un error de pilotaje en una carrera más propia del Dragon Khan que de un circuito en el que históricamente había sido difícil adelantar. Nunca bajó la guardia, pese a la fortaleza de Leclerc y cuando parecía que Hamilton podía superarles encarando la recta final un safety car le brindó otra chance. Con Charles atado de pies y manos, la estrategia fue decisiva al poner un juego de neumáticos nuevos para el sprint que se avecinaba. Ahí, imponiéndose a todos sus rivales en pista y también a las directrices de Ferrari, que primero le pedían que guardase las espadas a Leclerc, rubricó el carrerón con una victoria incuestionable que le dio el primer triunfo a la Scuderia tras el de Australia.

EL HALO SALVA VIDAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Silverstone ha vuelto a certificar la importancia y necesidad del halo en los monoplazas, uno de los grandes aciertos en materia de seguridad que se ha introducido en las últimas décadas. Primero en la segunda carrera de F2, en la que Roy Nissany sacó de pista a Dennis Hauger, que acabó despegando hasta subirse encima suyo. Segundo, en la salida de F1, con George Russell impactando contra el chino Guanyu Zhou, que volcó de inmediato y con la panza al aire voló el muro después de que el coche saliera catapultado, saltando las protecciones y estrellándose contra la valla, a pocos metros de una tribuna repleta. El halo se introdujo tras el trágico accidente de Jules Bianchi en Suzuka y, sin lugar a dudas, pese a las críticas iniciales, nadie se atreve hoy a cuestionarlo. La mejor noticia es que el halo salva vidas, reafirmando que la seguridad en los f1 actuales es tremendamente alta.