Condenado a 24 años de cárcel por matar a su mujer asestándole más de cien puñaladas

Condenado a 24 años de cárcel por matar a su mujer asestándole más de cien puñaladas

El tribunal del jurado de la Audiencia de Barcelona ha condenado a 24 años de prisión por un delito de asesinato al hombre que mató su pareja a la que asestó 102 puñaladas en todo el cuerpo en el domicilio familiar que ambos compartían en Terrassa (Barcelona), el 24 de julio de 2019.

Además, la sala impone al condenado una indemnización total de más de 550.000 euros a los familiares de la víctima, una conocida doctora que trabajaba en un ambulatorio de Terrassa, así como la prohibición de acercarse a menos de 1.000 metros y de comunicarse por cualquier medio con sus dos hijos -de 12 y 14 años de edad en el momento del crimen- durante 34 años, una vez haya accedido a la libertad vigilada tras cumplir condena.

En su sentencia, el tribunal del jurado condena así a Manuel P.S. a 24 años de prisión por un delito de asesinato, frente a los 25 años de cárcel que pedía el ministerio público, con el agravante de parentesco y de discriminación por razón de género, y aplica en cambio el atenuante de confesión, ya que poco después de cometer el crimen acudió a comisaría para confesar los hechos.

La sala considera probado que, a primera hora del 24 de julio de 2019, mientras la pareja se encontraba en la cocina del domicilio conyugal, el hombre asestó a su mujer hasta 102 puñaladas en cabeza, cara, cuello, cervicales, tórax y manos, empleando para cometer el crimen dos cuchillos y unas tijeras.

La sentencia sostiene que el ahora condenado actuó con la «intención de matar» a su mujer, a la que apuñaló «repetidamente» y de «forma sorpresiva», aprovechando que la víctima estaba «desprevenida» por la relación personal de confianza que ambos mantenían, sin que pudiera pedir auxilio ni defenderse. Además, agrega el tribunal del jurado, el hombre asestó algunas de estas puñaladas con la intención de ocasionarle un «sufrimiento innecesario».

Para la sala, el acusado actuó movido por un «sentimiento de dominación» sobre su esposa y de «desprecio» a la condición femenina, y sobre la que «ejercía un permanente control en todas las facetas de su vida».

Según el tribunal del jurado de la Audiencia de Barcelona, no ha quedado probado que el acusado padeciera una depresión por ansiedad que le hubiera alterado gravemente sus facultades intelectivas o volitivas en el momento de cometer el crimen ni que tuviera un «súbito descontrol emocional», como alegó el asesino confeso durante el juicio, celebrado entre el 24 de enero y el 1 de febrero.

El acusado, en el juicio, declaró que padecía depresión, y que el día de autos, mientras se encontraba en la cocina, preguntó a su esposa cuántas pastillas debía tomarse, a lo que ella, presuntamente, respondió: «A mi lo que realmente me gustaría es que te tirases desde un puente, que te suicidases«. Para la sala, no queda tampoco probado que se hubiera producido esta situación previa al asesinato, algo que le el acusado dijo en el juicio que le «enojó enormemente».

NOTICIAS RELACIONADAS

La sentencia llega después de que el jurado considerara culpable a este hombre del asesinato de su esposa, que murió por el shock hipovolémico que le provocaron las puñaladas, que le seccionaron la carótida y la yugular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.