Condenado a 19 años de cárcel por matar de un tiro a Esther Escobar en plena calle en Madrid

Condenado a 19 años de cárcel por matar de un tiro a Esther Escobar en plena calle en Madrid

El condenado deberá indemnizar a ocho familiares de la víctima con un total de 453.000 euros y permanecerá ocho años en libertad vigilada

LaAudiencia de Madrid ha condenado a 19 años de prisión a un hombre de nacionalidad española por matar en febrero de 2020 de un tiro en la cabeza a una mujer paraguaya, a la que conoció en un club de alterne, en plena calle del distrito madrileño de Ciudad Lineal porque rechazó tener con él una relación sentimental.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, condena a Antonio L. por delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas, por los que deberá cumplir 17 y dos años de cárcel respectivamente.

En el delito de asesinato de Esther Escobar el tribunal ha apreciado la existencia de la circunstancia agravante de género y las atenuantes de estado pasional y confesión.

Asimismo el condenado deberá indemnizar a ocho familiares de la víctima –cuatro hijas, dos hermanas y sus padres– con un total de 453.000 euros y permanecerá ocho años en libertad vigilada.

De acuerdo con el veredicto del jurado popular, que el pasado 13 de julio consideró culpable por unanimidad a Antonio L., la sentencia considera probado que tras ser rechazado sentimentalmente por Esther Escobar, no lo aceptó y la mató de un tiro en la cabeza.

Añade que empezaron una relación de amistad en julio de 2019, a la que la víctima puso fin en febrero de 2020 porque el condenado quería comenzar una relación sentimental, a lo que ella no accedió.

Sin aceptar la postura de la mujer, y «entendiendo que había de estar solo con él», Antonio L. se citó con ella el 26 de febrero y le disparó en la cabeza con una pistola, actuando de forma «sorpresiva» y privándola toda posibilidad de defensa, en la calle Virgen de los Reyes de Madrid, según relata la sentencia.

«El acusado mató a Esther Escobar por poner fin a la relación de amistad que mantenían (…), y no aceptar el rechazo, y buscó imponerse a la misma con el fin de que por su condición de mujer quedase sometida a su dominación», agrega.

También refleja que en el momento de los hechos el condenado se hallaba «notablemente ofuscado» por el rechazo sufrido, motivo por el que se ha considerado la atenuante de estado pasional.

Esther Escobar tenía 40 años y era madre de cuatro hijas, una de ellas menor de edad.

Antonio L. se retractó en su declaración en el juicio de la confesión del crimen que hizo a los agentes ante los que se entregó en Albacete, donde huyó, según su versión, por temor a que le mataran también a él los dueños del club en el que trabajaba la víctima.

Los policías de Albacete relataron en el juicio que el acusado confesó que había acabado con la vida de Esther, con la que había mantenido relaciones, porque estaba «cansado» de que prestara sus servicios a otros hombres.

NOTICIAS RELACIONADAS

La Fiscalía solicitó para el condenado una pena de 26 años y medio de prisión mientras que el abogado de la acusación particular, ejercida por la familia de la víctima, Juan Manuel Medina, pidió para él 27 años de cárcel.