Cómo se limpian los genitales de un bebé

Cómo se limpian los genitales de un bebé

Una de las primeras dudas que debemos resolver al convertirnos en mamás y papás es cómo limpiar los genitales de nuestro bebé. Te damos las claves para hacerlo en bebés niñas y bebés niños

Cambiar pañales se convierte en tu principal actividad cuando te metes de lleno en la maternidad/paternidad. Si hacemos números, y tenemos en cuenta que los bebés suelen hacer pis cada 2 ó 3 horas, y suelen defecar de 3 a 5 veces al día, podemos cambiar una media de 12 pañales al día. Lo que al mes supondría cambiar 360 pañales.

Y, con cada cambio, debemos limpiar bien los genitales de nuestros bebés para evitar dermatitis e infecciones por bacterias.

Cómo limpiar los genitales de las niñas

Para evitar que la vagina se infecte con los gérmenes provenientes de los restos de las heces en el ano, siempre se debe limpiar de delante hacia atrás, es decir, de la vulva al ano. No es necesario abrir sus genitales para limpiar los labios mayores y menores. Puedes limitarte a lavarle y a secarle la zona cubierta por el pañal o braguita, desde delante hacia atrás. Una vez limpios, pasar la esponja o toallita por el abdomen, muslos, pliegues y nalgas. Cuando esté todo bien seco, aplicar una fina capa de la crema protectora solamente en las partes externas, en los pliegues y alrededores del ano.

Cómo limpiar los genitales de los niños

Como la orina se esparce por todas partes, es necesario limpiarlo muy bien para evitar escoceduras en el pene. Ten cuidado antes de retirar el pañal sucio. Los bebés varones suelen orinar en el momento en que quitas el pañal. Por esta razón, es aconsejable sujetar el pañal por unos segundos. Hecho eso, abrir el pañal y arrastrar las heces con toallitas y tirarlas en el pañal. Pasar la toallita o la esponja por el abdomen, ombligo, pliegues, muslos, testículos y debajo del pene, para no quedar restos de orina o heces. No es necesario retraer ni limpiar la piel del prepucio de su pene. Se limpia mejor durante el baño.

Los que no tienen circuncisión deben bajar o echar hacia atrás el prepucio y lavar con abundante agua y jabón esta parte del glande. Levantar sus piernas para limpiarle el ano y las nalgas. Cuando toda la zona esté bien seca, aplicar la crema protectora generosamente sobre el pene y alrededor de los testículos, ano y nalgas.

¿Polvos de talco sí o no?

Aunque tradicionalmente, al terminar de limpiar el culito del bebé, se solían echar sobre él polvos de talco, hoy sabemos que los polvos de talco para bebés no son adecuados.

Mantener un culete limpio y seco es fundamental para que no surjan problemas cutáneos, como la dermatitis, pero no podemos utilizar cualquier producto para evitar la humedad, y el talco ya está «descatalogado» para este uso.

¿Motivos?

Según han demostrado distintos estudios, los polvos de talco resecan en exceso la piel del bebé, impidiéndole respirar por los poros, y pueden provocar también problemas en caso de ingesta accidental. Además se desaconsejan especialmente los polvos de talco es si existen erosiones de la piel, pues podrían producirse granulomas por cuerpo extraño.

NOTICIAS RELACIONADAS

Además, el talco húmedo podría formar una masa que favorece el crecimiento y formación de bacterias y hongos, lo cual es más probable en una zona tapada con el pañal, con pliegues en la piel…