¿Bailar una vez a la semana puede reducir el avance de los síntomas del Parkinson?

¿Bailar una vez a la semana puede reducir el avance de los síntomas del Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico degenerativo que afecta a más de 7 millones de personas en todo el mundo. En España hay más de 150.000 afectados. 

Esta patología provoca la degeneración y muerte de las neuronas dopaminérgicas. Y esta pérdida de dopamina, uno de los neurotransmisores más conocidos, es lo que hace que surjan los clásicos y conocidos síntomas motores de esta enfermedad:

Temblor en reposo. Rigidez provocada por un aumento del tono muscular que provoca resistencia a los movimientos. Lentitud o bloqueos en los movimientos. Inestabilidad en las posturas.

Pues bien, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de York, en Toronto, Canadá, bailar una vez a la semana detiene «la progresión de los síntomas motores y no motores de la enfermedad de Parkinson».

Los beneficios físicos y mentales de bailar

La enfermedad de Parkinson tiene una rápida progresión de la disfunción motora dentro de los primeros 5 años del diagnóstico.

Pero, además, esta patología también afecta a otros aspectos que nada tienen que ver con el movimiento. Hablamos de:

Ansiedad.Depresión, Demencia,Problemas leves de memoria y pensamiento. 

La progresión de los síntomas motores y no motores impactan de forma muy negativa en la calidad de vida de los pacientes que sufren Parkinson. 

Ya había estudios que demostraban los efectos beneficiosos que para estos pacientes tiene la realización de actividad física, como dar paseos o hacer ejercicios de equilibrio. Pues bien, este estudio se ha centrado en los beneficios de bailar. 

Como explican los investigadores canadienses:

«La danza ofrece un entorno agradable y multidimensional enriquecido donde la participación en dicha tarea proporciona a los bailarines las herramientas necesarias para mejorar aspectos que contribuyen a mejorar los síntomas motores».

EquilibrioCoordinaciónFlexibilidadImaginaciónImitaciónCreatividadRitmoMemoriaAprendizaje.

Pero hay más:

«El baile mejora la conexión social, reduce el estrés y la tensión,aumenta la confianza y la autoestima,

Y todo ello conduce a una mejora general del estado de ánimo.»

Menos deterioro motor entre los bailarines

En el estudio incluye a 32 personas con Parkinson. De ellas 16 participaron en una clase semanal de una hora y 25 minutos, durante 3 años. Las clases comenzaban con una sesión de música en directo mientras los participantes calentaban. 

Después realizaban trabajos en ‘barra’, para terminar con el baile. Y además, tuvieron que aprenderse una coreografía para realizar una actuación.  

Pues bien, los resultados del seguimiento son prometedores, puesto que «la tasa diaria de disminución motora fue cero en los bailarines», es decir, no hubo deterioro motor. 

Por el contrario, el otro grupo de 16 pacientes con Parkinson que no participaron en las clases de baile, «mostró la disminución motora esperada a lo largo de tres años», explican los investigadores. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Pero no sólo los temblores, la inestabilidad o la rigidez no avanzaron, sino que sorprendentemente, los aspectos no motores de la vida diaria tampoco se deterioraron a lo largo de los 3 años en lo que el grupo estuvo practicando estas sesiones de baile. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.